DIABULUS IN MUSICA

 

Amaranta Castro

 

Quizá desde la melodía medieval del Dies Irae, la cual tiene como escenario el día del juicio final, aparece en la música una constante relación con el lado b de la naturaleza; motivos como el infierno, la muerte o emociones lúgubres de la sensibilidad humana cincelan un recorrido turbio y siniestro que dan paso a distintas piezas musicales. Algunas de ellas compuestas a partir del Diabulus in musica o tritono, el cual se puede escuchar en piezas como Totentanz de Liszt —que podrás reconocer en la introducción de la película El resplandor— o Sueños de una noche de aquelarre de Berlioz, entorno a la cual se alude a una danza de brujas. El recorrido es extenso y se bifurca según la época y el país.

*

*

La destrucción de la armonía, la evocación de un trasfondo lúgubre y la necesidad de romper con lo establecido nos lleva a una travesía que perduró en las experiencias del género industrial de los años 70, en el que diversas bandas experimentaron con la antimúsica, la cual generaba experiencias perturbadoras en sus conciertos utilizando distorsiones violentas de sonidos, que terminaban en representaciones grotescas y de schock que convulsionaban al público.

En ocasiones, esta mirada a los bordes de la vida pretendía sacar del estado mental ordinario e interferir en el pensamiento automatizado de las personas. Desde una estética grotesca, que daba vida y relevancia a lo que casi siempre permanecía oculto o en las periferias, algunas bandas que experimentaron desde las raíces del Krautrock, el acid punk o el postpsicodélico no renunciaron a derribar ciertos tabúes a través de la creación de álbumes que cuestionaban el orden frívolo y superficial de la vida.

Desde esta ola de movimientos musicales underground, actualmente encontramos bandas que reactualizan aquellas experiencias musicales a partir de la invención de sus propias fantasmagorías. Estas son tres bandas que con efectos disonantes e introspectivos nos invitan a alojarnos en el salón negro de la vida.

 

**

 

 

MUERAN HUMANOS

 *

*

“Porque todo lo feo alimenta y todo lo hermoso cansa”, expresa la canción “Cosméticos para Cristo” del lúgubre dúo argentino. Una banda admirada por Mariana Enriquez, quien incluso participó con la lectura de un texto en una de las presentaciones en el entorno gótico y sombrío.

Desde su antigua alineación en Mujercitas de terror, Carmen Burguess, integrante de la banda, ha explorado con una estética musical y visual que evoca la crudeza de la experiencia humana. La música de Mueran humanos destaca una narrativa musical existencialista. Un tipo de angst music, que sobrecarga el aspecto ominoso hasta llegar a los bordes que muestran el absurdo de la vida. El tema “Cuando una persona común se eleva” invade con una atmósfera de sonidos agónicos, así como de una poética que alude a una experiencia mística-cósmica.

*

**

 

TWIN TRIBES

*

*

“Sólo miro fantasmas, están dentro de ti» es casi una sentencia o un conjuro que se encuentra en la canción “Fantasmas” del dúo de Texas. Las secuencias del dark wave construyen una atmósfera con referencias al tarot y al ocultismo, así como a las fracturas de los estados anímicos. Sus influencias provenientes también del synth pop dan ritmo a temas que evocan sombras, sacrificios y el tema del desdoblamiento como punto de fragmentación con lo real. Destellos de sonidos fantasmagóricos y movimientos musicales que evocan un filme de terror. Twin Tribes es una de las propuestas más actuales que se distingue por sus letras intimistas y melancólicas.

*

**

 

LA BANDE-SON IMAGINAIRE

*

*

“Satisfacer lo irreal” es uno de los versos que se encuentra en “Atuendo”, una de las canciones que nos introduce al universo de La bande-son imaginaire. Su música disonante de violines escalofriantes y sintetizadores lóbregos construyen una armonía estremecedora a la manera de una música que se desintegra y de la que evoca una voz característica. Desde la fusión de sonidos electrónicos o de cuerdas se compone una atmósfera turbia, que se mezcla con las reminiscencias de sonidos del cine de terror clásico; aspecto que también se integra en la estética que utilizan, la cual recuerda a los filmes del expresionismo alemán (aunque no exclusivamente, pues hay una clara referencia a la caracterización de Mictlantecuhtli).

Su obra está compuesta por distintos fragmentos que retoman la película mexicana Macario, la poesía decadentista y sesiones de espiritismo, así como amplias referencias al Mictlán. Siguiendo la idea del do it yourself —característico de las bandas punk, dark wave y otros movimientos musicales—, la banda crea un sonido surreal a partir de su sello discográfico. Su música es una “serpiente que danza”, diría Baudelaire.

*

 

****

Amaranta Castro

Primer lugar en la categoría de Poesía en el Festival Internacional de Escritores y Literatura de San Miguel de Allende. Ha publicado en diversos periódicos y revistas. Sus poesías fueron seleccionadas en la obra de escritoras contemporáneas mexicanasRomper con la palabra (Eon, 2017) y participó en la antología peruana Microrrelatos de horror escritos por mujeres (Luna Negra, 2022). Autora del libro Bosque Camaleón (Crisálida, 2022).

IG:_amantine_

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.