SIN FINAL FELIZ

análisis a La familia Uysal

 

Lord Crawen

 

Una importante cantidad de contenido visual explota constantemente en los servicios de streaming, cegando muchas veces las opciones de poder observar algo diferente a lo habitual. Si bien un alto porcentaje se centra en súper héroes y la ciencia ficción, existen algunas producciones que nos arrastran a lo peor de nosotros mismos.

La familia Uysal es una producción turca, quienes han traído a nuestro continente una gran cantidad de material con un mayor rango de actitud al género “telenovela”. Pero esta producción es distinta, incluida su final… Del que haré un análisis básico para no restarle su atención.

Un hombre de 40 años, llamado Oktay Uysal, es un respetado arquitecto que está por comenzar la futura construcción de una nueva prisión en las afueras de Turquía. Su arduo trabajo lo ha llevado a ser líder de proyecto. Su familia se compone de dos hijos —un adolescente y una niña sumamente inteligente—, su padre —quien yace en el olvido de la vida ante la reciente pérdida de su mujer— y finalmente su esposa, un personaje al que tendrán que tenerle mucha paciencia.

Oktay tiene un problema (al que muchos de nosotros nos enfrentamos en la vida cotidiana): lo tiene todo, pero no es feliz. La serie comienza en ese punto: Oktay en un aeropuerto, esperando un vuelo, el cual se retrasa debido al clima. Se muestra inquieto. Suena de fondo “Ace of Spades” de Motörhead, observa a una niña y claudica en su escape. Vuelva a casa por la madrugada, en total silencio. Esconde de todo el mundo una confesión en una carta. Está atrapado en su trabajo con un socio gubernamental que está frustrado y cerca de la jubilación. Su padre lo necesita como a un niño pequeño, quien también resguarda un secreto; su esposa quiere que la ame; su hijo adolescente requiere atención; y su hija, bueno, madura a su modo.

Una noche tras visitar a su padre, Oktay se reencuentra consigo mismo en un viejo bar, donde suena música de los ochentas y pregunta si es posible cambiarla. Un amigo se acerca, ha comprado el bar junto con los recuerdos intactos pintados en el baño en su era adolescente. Oktay recuerda que solía ser un punk.

¿Qué significa ser punk?

Cada personaje comienza a tomar las riendas de su desarrollo. La historia ya no se centra solo en Oktay, quien por las noches miente a la familia, indicando que hay mucho trabajo, para resguardarse en las calles de Turquía “disfrazado” de punk. Encuentra un grupo de punks en las calles, quienes viven donde la noche se los permite, fuera de la constante vida lujosa y de trabajo de Oktay.

La serie tiene idas y vueltas en todas las historias. Lo que parece ocurrir jamás sucede. Se torna oscura y fría. Aparecen tintes de nostalgia, pero también de dolor y realidad. Oktay es víctima de su propio juego, las piezas nunca se acomodan como él quisiera. Ya no es libre, es un padre de familia obligado a cumplir con ellos. Pero su punk interno le indica que noche a noche debe salir a las calles a destruir, embriagarse y dejar todo atrás. Por la mañana se “disfraza” con su traje y zapatos de arquitecto, se retira la mohicana de su cabeza calva y se lava los dientes arduamente para que el aroma a cerveza no sea percibido.

El socio gubernamental de la prisión, abierto a la posibilidad de cambiarlo, es el agente opresor de esta historia y quien define el curso final. Conforme avanza el tiempo, sus malos hábitos —junto a los negados valores de un hombre en decadencia (igual que el sistema mismo)— impulsa a Oktay a tomar una decisión final: confrontar a su familia ante la terrible verdad.

Llegado a este punto en la serie, podríamos pensar que la historia que les acabo de reseñar puede ser una producción más realizada para cualquier servicio de streaming o televisión. Estarán equivocados con la escena final —en la blancura del fondo de su pantalla—, con Oktay y su familia intentando resolver una vida acomodada y extraviada de gustos tanto propios como ajenos.

Esta serie de Netflix aborda la realidad de un gran porcentaje de personas, quienes —acomodadas en un sistema— buscan esa misma felicidad que puede atraerles un trabajo de tiempo completo con altas ganancias. El tiempo nunca se recupera, tampoco la salud mental. Lo peor de todo es cuando se nos olvida quiénes somos. La crueldad del sistema capitalista es que no te permite volver a ser quien eras (solo por libertad propia, si hay quienes dependen de ti). No importa si el fondo del entorno te dice que es blanco y puro: las personas, envenenadas con el sacrifico atroz de encajar en un estatus, lo empañan, manchándolo de finales tristes e historias que terminan mal.

La historia de la familia Uysal es sin duda un golpe a todos los estándares que nos han hecho pensar como correctos: a forzar sueños para obtener algo en la vida, a criar familias sin haber querido siquiera una pareja o nuestra individualidad y, finalmente, a la rendición de cuentas por intentar hacer algo que una vez estuvimos dispuestos a hacer.

Por ello, llegado el final de la serie, un oscuro vacío quedará en sus conciencias. Aunque existe un pequeño espacio en el mundo del cual saldrán bien librados, bajos ciertas condiciones. Un sitio seguro para ti, para todos.

¿Qué es el punk?

Tal vez nunca sabremos exactamente qué significa, posiblemente hayamos olvidado nuestra firme convicción de estar contra el sistema impuesto. Quizás, en cierto modo, sólo algunos nos acoplamos a vivir en un sitio que no queremos, pero debemos.

La esperanza del punk existe, pero habrá que crear dicha utopía.

Y ya que están en la red y más servicios de streaming, no olviden adentrarse en ellos: encontrarán producciones excelentes de otros confines de esta nuestra cambiante tierra.

**

****

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.