SPOOKY STORY STARTERS

Maya, la sobrina favorita de Penumbria, está de regreso. Ahora nos trae una historia terrorífica, producto de un ejercicio que le dejaron en su clase de Lengua y Literatura.

El ejercicio (que te recomendamos llevar a cabo, sobre todo cuando estés corto de inspiración) consiste en elegir alguno de los siguientes inicios y desarrollar una historia.

*

Pasos crujen en las escaleras. La manija de la puerta del dormitorio gira lentamente.

Footsteps creak on every step of the stairs. The bedroom door handle turns slowly.

*

“¡Ayúdame, ayúdame!”, se escuchaba detrás de la puerta de metal.

“Help me, help me!”, came the call from behind the steel door.

*

Nunca he visto a un fantasma. Pero, como suelen decir, siempre hay una primera vez para todo.

I had never seen a ghost. But like they say, there is a first time for everything.

*

Karen, la típica estudiante de prepa, cree que en el mundo nunca pasa nada raro hasta que una extraña mujer se muda junto a su casa.

Karen, a typical middle school student, believes the world is basically sane until a strange woman moves into the house next door.

*

Durante las primeras seis noches desde que se mudó la familia Quinn a la vieja casa, Amanda escuchó ruidos extraños en el sótano. Nunca tuvo el valor de investigar, hasta la séptima noche.

For the first six nights after the Quinn family moves into the old house, Amanda has heard strange sounds coming from the basement. She does not have the courage to investigate until the seventh night.

*

Manejábamos de regreso a casa cuando vimos una misteriosa figura en la carretera.

We were driving home when we saw a mysterious figure on the road in front of our car.

*

Manejas por una carretera solitaria. Es de noche, estás lejos de casa. De repente notas a un hombre extraño sentado en el asiento trasero.

You are driving on a country road. It is late at night. You are far from home. You suddenly notice there is a man you do not know hiding in the back seat.

**

Maya eligió la primera:

Pasos crujen en las escaleras. La manija de la puerta del dormitorio gira lentamente. Creo que estoy a salvo escondida en el armario, sosteniendo a Prancy, mi peluche. Escucho un gruñido proveniente de mi habitación. Abro la puerta del armario, sólo para ver a un monstruo rojo de cuernos negros y ojos amarillos. Quiero gritar y huir, pero elijo no hacerlo. Cierro con mucho cuidado la puerta del armario. Enciendo mi teléfono y llamo al 911, pero rápidamente cuelgo al darme cuenta de que la criatura me escuchará y, lo más probable, me atacará. Así que aquí estoy, en el armario, sosteniendo a mi peluche, con miedo de pedir ayuda. De repente, tengo una idea: ¿qué pasaría si arrojo a Prancy a la criatura diabólica y bajo las escaleras hacia la habitación de mi madre y, de alguna manera, escapamos de la casa? Entonces lanzo a Prancy tan lejos como puedo, pero cuando me levanto para correr, mis piernas se congelan y no puedo moverme. El monstruo viene hacia mí, con un cuchillo afilado. Ahora empiezo a correr, mi corazón late. Estoy a punto de rendirme, pero me digo a mí misma “sólo un par de pasos más y estarás a salvo en la habitación de mamá”. Cuando finalmente lo logro, cierro la puerta y me dirijo a mi madre, pero ella está muerta sobre la cama. Sábanas manchadas de rojo, grietas negras en el techo, ventanas abiertas … ¿Qué está pasando?

Footsteps slowly creak on every step of the stairs. The bedroom door handle turns slowly. I think I am safe hiding in the closet, holding Prancy, my stuffed animal. I hear a grunting noise coming from inside my room. I crack open the closet door… just to see a red monster with black horns and yellow eyes. At first, I wanted to scream and run away, but I choose not to. I close very carefully the closet door. I turn on my phone and call 911, but quickly hang up realizing if I speak the creature will hear it and, most likely, attack me. So here I am, in the closet, holding my stuffed animal, afraid to get help. Suddenly, I had an idea: what if I throw Prancy to the devil creature and run down the stairs to my mom´s room and, somehow, escape the house? So, I throw Prancy as far as I can, but when I get up to run, my legs freeze and I can´t move. The monster runs towards me with a razor-sharp knife. Now I start to run, my heart is beating. I am on the verge of giving up, but I tell to myself “just a couple steps more until I am safe in my mom´s room”. When I finally made it, I lock the door and turn to my mom, but she is dead on the bed. Bedsheets stained with red, black cracks on the ceiling, open windows… What is happening?

 

***

Traducción: Miguel Lupián

****

Maya Christensen tiene 11 años y ama leer y escribir. Cuando crezca quiere ser una escritora. Le encanta compartir sus ideas para cuentos y escribirlas, basándose en su familia, que es su inspiración. Maya escribe en la computadora desde que tiene 5 años. Varios miembros de su familia son maestros, como su mamá y abuela. Maya comenzó a escribir esta columna porque quiere corregir errores y aprender a escribir perfectamente, como su tío Mike. Maya deja que su corazón fluya libremente cuando lee y escribe; es una parte importantísima de su vida. Leer traslada su mente a otro mundo, a uno de fantasía. También le gusta la gimnasia, es toda una profesional.

Maya Christensen is 11 years old and loves to read and write. She wants to be a writer when she grows up; she loves to talk about story ideas and write them based on her family, they give her inspiration to write. Maya was typing on the computer since she was 5 years old. Most of her family are teachers: her mom and her nana. Maya started writing now because she wanted to correct mistakes and know how to write perfectly, like her tío Mike. She lets her heart flow free when she is writing and reading, that is a big part of her life. Reading takes Maya’s mind to another world, a fantasy world.  She also likes doing gymnastics, she is a pro at that.

 

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.