WRONG TURN

un reboot que encamina hacia el terror

 

Israel Yerena

 

Cuando uno mira un remake, son raras las ocasiones en las que éste supera a la película original, ya sea por el peso nostálgico o por la calidad de la primera. Por otro lado, un reboot es, quizá, todavía más complicado, pues se enfrenta a todo lo anterior más al esfuerzo de contar una trama (u origen) diferente al producto primario. Wrong Turn consigue muy bien este último caso, aunque con altibajos.

Un grupo de amigos se adentra en los montes Apalaches con la intención de sumergirse en la aventura. Por desgracia, lo único que encontrarán será dolor y sadismo cuando caigan presas de una tribu con tendencias salvajes y prácticas rupestres.

Antes que nada, para apreciar mejor la Wrong Turn del 2021 y no menospreciarla ante la Wrong Turn del 2003, se debe saber bien la diferencia entre un remake y un reboot. Una vez definido esto, las comparaciones son menos y más flexibles. Al haberlo explicado antes, no nos detendremos en esto último, sólo diremos que el remake rehace; el reboot reinicia.

En ese aspecto, Wrong Turn (Nelson, 2021) es un buen reboot desde su inicio, pues enseguida se adentra en temas de racismo y prejuicios (sin que estos sean la idea central de la cinta) para crear suspenso, suspenso que poco a poco se eleva a terror con escenas gore muy tempranas y uno que otro momento de tensión.

Ahora, aunque en la cinta original todo el miedo recaía sobre los emblemáticos personajes caníbales y deformes, este reboot se atreve a dar un giro totalmente diferente y nos presenta a personajes muy distintos tanto en su apariencia como en sus motivaciones y orígenes, siendo esto la mayor sorpresa del filme. Si a ello sumamos que se mantienen las trampas mortales y una dosis considerable de sangre y gore, este producto se convierte en uno que vale la pena mirar.

Desgraciadamente, también cuenta con algunas debilidades, como lo es el sentirse un poco menos “violenta” que la primera película. Además, aunque provoca intriga, ciertamente la historia es algo predecible; pero quizá su mayor error es tener una duración bastante larga, pues gran parte del suspenso que crea al inicio se pierde durante la segunda mitad, pero recuperándose un poco en los momentos finales.

Y si bien es cierto que el mayor “pero” que se le puede poner a esta Wrong Turn es que se “aleja” bastante de la original, es precisamente ese “pero” lo que la convierte en un entretenido reboot (que no remake) que se agradece bastante ante tantas secuelas pasadas.

**

****

Carlos Israel Yerena Cruz

Egresado de la carrera de Comunicación de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. 

Contribuyente de la revista electrónica “Encuadres”, escribiendo reseñas y noticias acerca del género de terror.

Titulado mediante la tesis “La masacre de Texas: del asesino histórico al fílmico”.

Amante de los temas tabúes, lo retorcido y lo bizarro, desde muy temprana edad -cuando apenas era un pequeño Ghoul– encontró en el género de terror un refugió en el cual depositar y liberar todos aquellos deseos perversos que crecen hasta en la mente más pura. Sin importar la vertiente, ya sea literaria o cinematográfica, el horror es un género que lo ha sumergido en un mundo que le ha enseñado que, a veces, la belleza más extrema se encuentra en las obras más grotescas.

De estómago curtido principalmente por los filmes slashersel género de horror también le ha demostrado que la mente y la naturaleza del ser humano son, quizá, las fronteras más lejanas y oscuras que nunca terminarán de ser exploradas, pero que piden a gritos que alguien se adentre en ellas. En la literatura, gracias a Lovecraft, ha aprendido que, aunque sea en unas cuantas páginas y en breves oraciones –escritas a veces por las mentes más solitarias e incomprendidas se alberga el horror más profundo de todos, aquel para el que ni siquiera se han creado las palabras ni ojos que sean dignos de describirlo.

¡! ¡Cthulhu fhtagn!

https://www.facebook.com/DeMonstermash/

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.