CUATRO GRIMORIOS DE

NAVIDAD

 

Uggla Horrorwitz

 

La navidad contemporánea está llena de buenos deseos, cenas familiares, abrazos engorrosos, sonrisas empalagosas —no siempre sinceras— y de un consumismo exacerbado. Sin embargo, detrás de las celebraciones está el Solsticio de Invierno enmarcado por la Fiesta del Yule: ese gemelo maldito y entrañable, ese lado oscuro y macabro que siempre ha existido y al que nos acercamos a través de historias extrañas o de tradiciones ancestrales.

Para muestra, estos cuatro libros que, a través de ensayos y relatos fantasmales e irreverentes, hablan sobre los ritos que han existido a través de la historia y que son ideales para leerse en el ocaso de la Noche Buena o en una mañana de navidad.

**

Navidades paganas

Editorial Hemenaute, 2017

Después de haber leído Horror Dummies de la misma editorial, no dudé en hacerme de una copia de este libro de ensayos centrados en la navidad y su posible origen en diferentes culturas a lo largo de la historia.

Sus nueve ensayos nos llevan de paseo histórico por los rituales en torno al solsticio de invierno en Babilonia y Sumeria, el culto a Mitra, las celebraciones griegas y romanas enmarcadas en esta época.

Hacen un revisionismo sobre las creencias navideñas que se fueron agregando en los primeros años del cristianismo, los nuevos adeptos que se integraron tras la prohibición de la navidad por los puritanos, así como una reseña de la figura Holandesa de Santa Claus que acuñó su éxito en Nueva York, dándole forma a la navidad como hoy la conocemos.

Dan un paseo cronológico por la celebración del Sol Invictus y el sincretismo pagano, nos cuentan del Axis Mundi y su relación con el Ydragssil germánico como posibles tatarabuelos del árbol de navidad, entregan una exploración de las sagas nórdicas y sus deidades, desglosa rituales germánicos sangrientos y macabros que fueron retomados y sincretizados por los católicos para sus celebraciones.

Algo para agradecerles es el catálogo de criaturas mágicas y paganas que enarbolan esta tradición: Krampus, la Perchta, Belsnickel, Ded Moroz,Gryla, Hans Trapp, Jack Frost, Jolakötturinn (El gato de Yule), los 12 Jólasveinar de Islandia, la Befana, el mito de San Nicolás en Turquía, Zwarte Piet, pasando por algunos más regionales de España como: Tió de Nadal, el Olentzero o Home dels Nassos.

Una mención especial merece el repaso a la iconografía navideña, donde abordan el origen de personajes que se unieron a las celebraciones católicas de occidente como es el caso de los tres Reyes Magos (cuyo origen se remonta al Rey de Armenia; primer rey convertido al catolicismo y 12 magos que vieron la estrella que les anunciaba el nacimiento del mesías), así como la adopción del buey y la mula en el pesebre como un adepto integrado a las festividades por San Francisco de Asís.

En uno de los ensayos se hace un breve análisis de cómo Dickens —con su cuento de Navidad— y Washington Irving ayudaron a crear un concepto más hogareño de la Navidad, alejado de las fiestas colectivas y confiriéndole ese aire de armonía familiar contemporáneo.

Sin duda, un libro que ayuda a conocer el origen de todo lo que en Navidad se celebra.

**

Fantasmas de Navidad

Editorial Diana, 1993

Compilada por Richard Dalby, la antología Ghost of Christmas  fue traducida al español y publicada en México en 1993 por Editorial Diana, con 29 relatos centrados en la vieja tradición Victoriana del relato de fantasmas. No es de extrañar encontrar autores clásicos como M.R. James, Hugh Walpole, Algernon Blackwood, Robert Louis Stevenson, Charles Dickens

Sin embargo, otros nombres menos conocidos llaman mucho la atención, como Rose Marey Temperely con su relato “Un encuentro de Navidad”, uno de mis relatos favoritos con una narración atemporal de fantasmas muy bien ambientada. Temperley fue una autora prolífica, pero hay muy poco traducido al español. Acá pueden leer una mini reseña que hice hace un año: https://traeum-suess.blogspot.com/2017/12/un-encuentro-de-navidad-rosemary.html

Otro cuento bastante bueno es de “El fantasma de un niño” de Bernard Capes: una historia de amor que, más allá del terror, decanta de forma sublime en lo fantástico.

«La sombra» de Edith Nesbit hace lo propio recreando la clásica escena de contar historias de terror alrededor de una chimenea para narrarnos la historia de una ama de llaves que vivió sucesos muy extraños. (Acá pueden leer mas sobre la autora: http://www.penumbria.mx/edith-nesbit/).

“Lo real y lo falso” es otro relato macabro escrito por Louisa Baldwin ambientado en una navidad britanica, con elementos de misterio y rescatando fielmente la tradicion de las leyendas de fantasmas (acá hay una mini biografia de la autora junto con otras escritoras victorianas: https://lanaveinvisible.com/2018/09/22/las-escritoras-victorianas-una-aproximacion-a-su-contexto-y-a-algunas-autoras-invisibles).

El relato de Blackwood “Transición” nos habla de un fantasma recién convertido que aún no se ha dado cuenta que ha cruzado al otro plano, un texto que me recordó algunos episodios de la Dimensión desconocida. “La bolsa-maletín” es un relato con decapitaciones y escena gore incluido. “Markheim” de Robert Louis Stevenson, ambientado en Navidad, habla del doppelgänger aunque bien podría decirse que el tema del desdoblamiento de personalidad se centra en un tema más moral. El relato de Sheridan Le Fanu, “El sacristán muerto”, es de esos relatos donde hace su aparición el Demonio, enmarcando una historia bien contada. De Charles Dickens aparece “El cuento de los duendes que robaron a un sacristán”, sin duda un prototipo del “Cuento de navidad”; su protagonista Gabriel Grub bien podría haber sido pariente de Scrooge.

Merecen mención el cuento de M.R. James “Historia de una desaparición y una aparición”, una serie de epístolas que hablan sobre la desaparición de una persona y una función de marionetas que me recordó varios relatos de Thomas Ligotti. El “Ángel del escultor” de Marie Corelli es otro relato estupendo sobre un amor prohibido de un monje y el efecto que puede tener la culpa en alguien atormentado incluso para bien; esta autora me ha dejado con ganas de buscar más textos suyos.

“El fantasma de Nochebuena” por James M. Barrie (autor del famoso cuento «Peter Pan”) es otro relato de fantasmas sobra la línea de misterio, incluso pareciera un pastiche de algún relato de Conan Doyle. En esa misma línea, pero con un argumento diferente, tenemos “El detective fantasma” de Mark Lemon, que se centra en un crimen y la aparición del fantasma de una persona viva.

Es una antología bastante entretenida con cuentos muy buenos. Uno de sus méritos es alojar en sus páginas traducciones de muchos autores desconocidos del género.

**

Saturnalia: cuentos del Solsticio de invierno

Editorial Fata Libelli, 2013

Hace ya casi un año que la Editorial Fata Libelli anunciaba su cierre, una editorial que se dedicó a traducir a autores contemporáneos, muchos de ellos inéditos en español, como Caitlín R. Kiernan, Tim Pratt, Laird Barron y Elizabeth Bear.

Esta es una de varias antologías que dejó su legado, cuatro cuentos ambientados en la época de Navidad, en la más pura tradición Victoriana, con la diferencia de que las historias aquí no giran en torno al terror sino a lo extraño, desde futuros especulativos, irreverentes, fantasía oscura y una buena dosis de crueldad en la víspera de nochebuena.

Abre con un relato de China Mieville titulado “Noche de paz”, historia que se desarrolla en una sociedad futurista en la cual la Navidad es una marca registrada donde sólo aquellos que puedan pagarla serán capaces de festejarla. Nos transporta a una realidad que puede no tardar mucho en alcanzarnos y que con mucho humor negro hace bastantes críticas a la sociedad de consumo actual.

“Ola de frío” de Robert Shearman es un relato cruel sobre la pérdida de la inocencia y cómo puede fracturarse la relación padre-hijo cuando los arquetipos familiares diseñados pierden su dejo de amor. Debo confesar que la primera vez que lo leí me dejó con un ligero malestar. Cabe mencionar que Shearman, junto a la misma editorial, lanzó la antología Homo homini lupus: cuentos oscuros de lo humano, que también vale mucho la pena.

“A casa por navidad” es un cuento lleno de fantasía: una mujer que vive en la calle tiene el don de comunicarse con objetos inanimados. En una Nochebuena conocerá a un hombre que tiene en su apartamento una colección de objetos muy peculiares. Fantasía rara que, dicho sea de paso, me recordó a algunos cuentos de la antología La noche de Francisco Tario y la ambientación tiene similitud con las historias de la sueca Karin Tidbeck.

«Si la vigilia del dragón estuviese fría y despejada» de Ken Scholes es un relato extraño al que es difícil entender. Se crea toda una mitología en torno a él que, a mi gusto, lo hace un poco complejo de comprender. A los amantes de la fantasia clásica seguro les encantará.

Acá pueden leer “Ola de frío”: https://drive.google.com/file/d/0B95zLIMCcXAvUDI0Tm5yZm44dUU/view

**

The Twelve Terrors of Christmas

John Updike/Edward Gorey; Pomegranate Books, 2006

Doce textos cortos cargados de humor negro a cargo de John Updike e ilustrados por Edward Gorey. Dichos textos aparecieron en la columna “Shouts and Murmurs” en el periódico New Yorker en 1992 y fueron publicados en un libro en 1994. La obra de Edward Gorey tiene su sello terrorífico y quizás eso es lo que la hace tan especial para muchos (me incluyo). Su libro Los pequeños macabros es simplemente un deleite, así como las ilustraciones que haría para textos de autores como Ray Bradbury, Edgar Allan Poe, C.K. Chesterton, Frank Kafka y Henry James, entre otros. Un hecho peculiar es que Gorey se hizo popular cuando Tim Burton lo mencionara como una de sus influencias. Creo que no es casualidad el parecido que hay entre la ilustración del primer relato de este libro “Santa: The man” y Jack Skeleton, protagonista de Pesadilla antes de navidad.

Los doce mini relatos de este libro son una semblanza breve y en algunos casos macabra de ciertos tópicos navideños: renos que dejan garrapatas a su paso, niños que pueden ser electrocutados por series navideñas gastadas, una sátira al consumismo, ironías sobre Santa y lo fastidioso del Polo Norte, lo duro que debe ser uno de sus duendes y que quizás una rebelión sangrienta esté a la vuelta de la esquina. Aunque no es estrictamente de terror, el libro es un claro recordatorio de cómo estas fiestas están siempre emparejadas por un lado oscuro que siempre se hará presente.

Acá pueden echarle un ojo al libro:

https://arnoldzwicky.org/2011/10/23/the-twelve-terrors-of-christmas/

****

Uggla Horrorwitz

Lector compulsivo de terror y fantasía. A veces escribe sobre las pesadillas que aún no ha tenido,

pero que tanto le gustaría que lo aterraran.

https://traeum-suess.blogspot.mx/

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.