Bitácora de navegación del Nautilus 11

LA CIUDAD DE LA NOCHE ES AL MISMO TIEMPO CIUDAD Y NOCHE

I

 

Marina Ortiz

 

El Nautilus se encuentra explorando un mundo que es a la vez familiar e indeterminado: la fantasía urbana. Estamos en tierras de la hibridez, la correspondencia y la complementariedad, donde mito y modernidad son una misma cosa, sin que una predomine sobre la otra. En toda época y contexto se presenta esta manifestación que abre la vida diaria a lo sobrenatural, pero esto es cognoscible y manejable (que es distinto a ser gobernable). En la actualidad tal visión se encuentra en muchos medios y formatos, en especial en aquellos que se proponen para “adolescentes” e “infancias”. Series como Supernatural, parte de la obra de Neil Gaiman, la saga juvenil de Percy Jackson y la película Highlander. También pudiéramos considerar el comic de Hellboy, la película de The Crow y buena parte del género de los superhéroes. Algunas obras que llamamos fantasía a secas podrían argumentarse como fantasía urbana, pero esa discusión no nos corresponde hoy. En esta primera parte, el Nautilus trazará el mapa del género para entrar preparados; en la segunda, a un cuento mexicano de uno autor reconocido en estos los géneros de la imaginación: Alberto Chimal.

*

*

Como su nombre lo dice, la fantasía urbana refiere a historias de corte fantástico en un entorno moderno; dos visiones dispares se vuelven una. Nuestras bitácoras dan cuenta de nuestras expediciones en mundos edificados con una u otra visión. A primer vistazo parecería una contradicción: el espacio moderno es secular, se concibe de acuerdo a estatutos científicos y naturales, esto lo vuelve explorable y gobernable, es decir que su forma se puede subordinar a significados y propósitos de la sociedad humana; por otro lado, el espacio mítico es sobrenatural, inexplicable e inaprehensible, con una limitada dimensión humana. El tiempo realista es lineal y progresivo, con teleología, mientras que el tiempo mítico carece de dirección y peso. En la visión realista la acción de la trama se detona por motivos humanos, tales como la voluntad, la Razón o las emociones; en la mítica, la acción proviene de lo sobrenatural o lo divino, estando así los personajes en un estado de incertidumbre y pequeñez.

*

*

En la fantasía urbana tenemos una convergencia: el espacio aún se calcula y trabaja con preceptos científicos, incluyendo sus elementos fantásticos, y éstos abren las formas del espacio a las virtudes de lo sobrenatural. El razonamiento humano ayuda a comprender y tocar lo sobrenatural, si bien con límites. Me explico con un ejemplo. Si nos apegáramos a una visión mítica, los vampiros se parecen más a los animales —tal vez sin lenguaje ni códigos sociales— que poco atienden a las peticiones humanas; en cambio, una visión de fantasía urbana nos presenta a vampiros con una constitución bien estudiada y comprobada, y aunque superen en creces las fuerzas humanas es posible interrelacionarse con ellos e incluso superarlos si seguimos las reglas estipuladas.

*

*

El tiempo también se ve modificado: la Historia humana, con sus avances tecnológicos e instituciones, mantiene su guía y argumentación sobre el desarrollo de una sociedad, pero existen sucesos y entes que exceden nuestra condición y, por lo tanto, viven el tiempo con más holgura, descuido o perspectiva. Un ser inmortal actuaría muy diferente en un suceso que sería revolucionario para nosotros, porque su relación con las causas y los efectos es trastocada por su extensa memoria o exploración.

*

*

Lo que los autores de fantasía urbana quieren proponer es un mundo donde lo mágico es familiar y más humano de lo que los mitos nos dicen. Tenemos otro ejemplo. Hace unas semanas nos llegó un telegrama de un viejo amigo de la Escuela Preparatoria, que nos preguntaba cuál era la diferencia entre la fantasía urbana y el realismo mágico. La tripulación nos abocamos a leer mapas y crónicas, para encontrar lo siguiente: son géneros muy parecidos y no dudamos que existan obras donde sean indistinguibles, sin embargo hemos podido identificar algunas diferencias. En el realismo mágico lo sobrenatural es más esporádico y pequeño, menos trascendente e imbricado a la ciudad que en la fantasía urbana; mantiene la distinción entre lo sobrenatural y lo natural de la visión mítica, donde lo primero se encuentra distante de lo segundo y la interacción entre las dimensiones es unidireccional. Lo sobrenatural entra a lo cotidiano sin un orden o un propósito claro, sin un sentido preciso ni una intensión cósmica. En la fantasía urbana lo sobrenatural puebla la ciudad, se conforma a sus reglas, es más grande y trascendente, y se puede establecer un funcionamiento o una lógica para comprenderlo. No hay una distancia entre las dimensiones porque son parte del mismo mundo, en realidad son una y por lo tanto la interacción entre “ambas” es recíproca, multidireccional o híbrida.

*

*

La fantasía urbana busca la familiaridad y cercanía de lo sobrenatural, pues su consistencia no difiere tanto de lo humano. Las ficciones de este género poseen una pluralidad de tramas, discursos y ambientes, lo que cautiva a diversos públicos: el romance paranormal ahonda en las relaciones sexo-afectivas con lo sobrenatural, el horror nos recuerda de la fragilidad humana frente a un ente más fuerte que no tiene por qué limitarse a nuestras reglas o el diverso género del crimen hace uso de sus mecanismos de suspenso e indagación para brindar aventuras laberínticas en espacios más profundos de lo que imaginamos.

*

*

En la siguiente bitácora les compartiremos los hallazgos de nuestra travesía por “Shanté”, un cuento de Alberto Chimal en Estos son los días (2004), donde la fantasía urbana resignifica la vida ordinaria de una mujer ordinaria.

Continuará…

 

****

Ana Marina Ortiz Baker

Soy de Monterrey, Nuevo León, México.

Desde la licenciatura estudio la ciencia ficción y la fantasía, y estoy por terminar una maestría en Literatura Hispanoamericana.

Mi tesis de investigación fue sobre el cyberpunk mexicano, en específico el tema del espacio y su relación recíproca con los personajes.

Me gustan los temas del cuerpo, la mujer, la ciudad, los mitos, la magia y la naturaleza.

Los conocimientos que tengo, que son un tesoro para mí, aún tienen mucho que crecer.

Twitter: @maro_baker

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.