OATS STUDIOS

del horror space a las inteligencias artificiales

 

Amaranta Castro

 

El director de cine nominado al Oscar Neill Blomkamp (Distritct 9, Elysium, Chappie) se encargó de elaborar una serie de cortos relacionados con el terror y la ciencia ficción. Estos fueron publicados por su estudio fílmico independiente Oats Studios en su página de Youtube en 2017. Sin embargo, es hasta el 2021 cuando dichos cortos recibieron una nueva curación y exposición en la plataforma de Netflix. Al inicio los cortos mencionados tenían la intención de ser distribuidos de manera gratuita al público y recibir donaciones por parte de los interesados así como promover un proyecto de creación de cine independiente.

La narrativa y fuerza de los distintos cortos varía completamente, destacándose en especial el primer episodio “Rakka” el cual cuenta con la participación de la actriz Sigourney Weaver. La trama nos narra la historia de un futuro distópico donde seres del espacio exterior invaden la Tierra con el fin de alimentarse de los seres humanos y los recursos del planeta. Hasta este punto pareciera la premisa de una historia ya conocida. En cambio, lo que distingue a “Rakka” de otra historia de invasión alienígena son los efectos visuales que logran transmitir un sentimiento grotesco e impresionante; instantes de angustia que nos describen una utopía perversa, en donde algunos personajes sólo son un esbozo en la narración que el espectador habrá de terminar de definir. Por ejemplo, los supuestos ángeles (al parecer otra raza alienígena) que aparecen apenas unos segundos en la historia. La narración de los eventos comienza ya con los sucesos in media res y nos deja con un final abierto poderoso. Lo cual proporciona una perspectiva que como espectadores nos deja con el deseo y la expectativa de conocer más.

Por otra parte, resultan conocidos los intentos del director de filmar películas como Alien y Robocop, quizá por esa razón algunos de los cortos nos presenten un ligero acercamiento a dichas historias. El caso del episodio “Cigoto” es un ejemplo de ello. Sin embargo, ni el ente mostrado en el corto ni el vistazo de tan sólo veintidos minutos (a lo que parecería ser una historia de mayor duración) pueden considerarse una “versión alternativa” de la trama de Alien. Dicho corto (así como algunos aspectos visuales del mismo “Rakka”) nos presenta también elementos de atmósfera como los llevados a cabo en la saga de videojuegos Dead Space, donde la tripulación de una nave se encuentra varada en el espacio exterior y debe enfrentarse a creaturas aterradoras para poder así escapar de ese lugar.

 

“Cigoto” presenta una división muy clara entre estatus y privilegios que separan a las personas y sus clases en el lugar en que ocurren los sucesos, división que no permite a los miembros de una organización acceder a determinados cuartos si no tienen el nivel requerido. Lo cual de cierta de manera es una idea ya explorada que Blomkamp logró en District 9 y Elysium. En la primera, el director sudafricano reflejó un tipo de apartheid ocurrido en la Tierra cuando unos seres del espacio piden refugio; mientras que en la segunda, sólo un sector de la población puede habitar en una estación espacial llena de privilegios.

En el caso de “Cigoto” la narración nos presenta a la protagonista tratando de escapar del polimorfo ser que la persigue. Por sus propios medios y lidiando con las limitaciones de ser una tripulante de rango inferior, el corto nos plantea el problema de los rangos y distinciones sociales que parecieran ser inherentes al ser humano en cualquier situación en la que se lo coloque.

Por otro lado, uno de los temas recurrentes que podemos notar en los cortos de Oats Studios consiste en la manera como se juega con la espiritualidad. Para ello se pueden señalar como ejemplo los episodios de “Rakka”, “Base” y “ADAM” (episodios dos y tres), así como “Dios” (Serengueti / Chicago). Todos estos capítulos pueden leerse como diferentes perspectivas que pueden tomarse acerca de la vida mental de seres distintos a los humanos.

El caso de los dos episodios de “ADAM” es particularmente interesante desde la actualidad, debido a que plantea —de la misma manera en historias ya iniciadas y sin cierre— la posibilidad y las características de que seres sintéticos posean una vida mental similar a la de los humanos.

La historia no nos cuenta demasiado acerca del año en que transcurre la historia, la situación de la raza humana o la historia de estos seres, sin embargo basta con lo que nos muestra para apreciar a inteligencias artificiales desarrollando una vida mental. De tal manera que parece que poseen creencias y un sentido particular de espiritualidad. Situación que contradice lo que se piensa actualmente desde algunas corrientes filosóficas que sostienen que las IA no podrían en ningún momento desarrollar creencias y deseos como los seres humanos.

Por situaciones como las mencionadas, los episodios de Oats Studios son más llamativos por las preguntas que suscitan que por las historias que cuentan. ¿Qué tipo de relación tiene Dios con nosotros? ¿Las IA pueden tener una vida mental con espiritualidad? ¿Qué tipo de curiosidad motiva los desarrollos de nuevas armas? Entre preguntas de este tipo el estudio fílmico nos presenta diez cortometrajes de temática variable pero con un interés constante: el de cuestionar el lugar del ser humano en el mundo contemporáneo y la particularidad de su vida respecto a otras posibilidades de existencia como “aliens”, IA e incluso seres monstruosos que se mueven por algo similar a lo que como humanos podemos identificar como deseo.

**

**

Busca la colección en Netflix o en el canal de YT de Oats Studios.

****

Amaranta Castro

Estudió Estética y Filosofía del Arte. Cursó el diplomado en Creación literaria en la Escuela de Escritores SOGEM. Primer lugar en la categoría de Poesía en el 10º Festival Internacional de Escritores y Literatura, San Miguel de Allende, Guanajuato (2015). Ha publicado en diversas revistas y periódicos nacionales. Fue becaria del programa de Innovación artística (IMACP, 2018) con el libro Voces de los árboles. Recientemente algunas de sus poesías fueron seleccionadas en el libro de escritoras contemporáneas mexicanas Romper con la palabra. Estudia Lingüística y Literatura Hispánica.

IG: @_amantine_

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.