¿CENICIENTA STEAMPUNK?

 

Vanessa Puga

 

 

Desde hace tiempo, un par de amigas me recomendaron leer Las crónicas lunares, la saga de Marissa Meyer que inicia con Cinder. Describir el primer libro es complicado. Pareciera, al inicio, una renarración de La Cenicienta. Finalmente, la misma Meyer dice que adora los cuentos de hadas y que se niega a dejar de creer en ellos. Sin embargo, aunque hay elementos como la malvada madrastra, las dos hermanastras y el baile con el príncipe, esta historia va mucho más allá de lo que nos contó el cuento original.

Empecemos por el hecho de que la historia de Linh Cinder está situada después de la Cuarta Guerra Mundial, en la Tercera Era, el año de 126 T.E. para ser exactos. Cinder, en efecto, es una adolescente que vive con su madrastra, o tutora, pero no es una chica cualquiera.

Cinder es una cyborg que vive en la Comunidad Oriental. En este mundo post-apocalíptico, el mundo se ha separado en cinco grandes naciones, que son la unión de varios de los países que conocemos actualmente. Es un mundo donde hay dos grandes temores para los terrícolas: la terrible peste azul, que está matando a miles de personas, y la inminente amenaza que representa la Reina Levana, gobernante de Luna.

Sí: Luna (no la Luna, por algún motivo, que no sé si es de traducción o desde el inicio, el artículo desaparece al nombrar el satélite) es un planeta habitado por una evolución de los terrícolas: los lunares. Y esta raza es gobernada por la terrible Levana.

Lo que inicia como la historia de la niña que sueña con alejarse de la madrastra, se convierte en una carrera contra reloj; primero para salvar a su hermanastra, que cae enferma de la peste azul, y después, para alertar al príncipe Kai sobre el plan de la Reina Levana. Poco a poco, esta idea de estar leyendo una re-narración de La Cenicienta se aleja hasta que de repente uno está sumergido en una historia de acción, aventura, fantasía futurista y algo parecido al steampunk.

La belleza de esta historia es que Cinder no es ninguna princesa en apuros, no requiere de ningún hada madrina que la salve. Se vale por sí misma y por sus medios saldrá adelante hasta, inevitablemente, convertirse en una fugitiva buscada por toda la Comunidad Oriental.

Me enamoró la forma en que Cinder es autónoma y cómo, a pesar de que su madrastra y una de sus hermanastras se empeñan en hacerla sentir mal, se mantiene en una pieza, sin importar que, como buena adolescente, tiene sus propios miedos y dudas sobre sí misma, particularmente por ser una cyborg.

Cinder es la introducción perfecta al mundo que Meyer entreteje inspirándose (que no basándose en) sus cuentos infantiles favoritos como pretexto para crear un futuro nuevo y atemorizante. Totalmente recomendable si buscan una heroína fuerte, una historia con aventuras y son fans de los futuros post-apocalípticos.

Marissa Meyer

****

VVPanessa Puga

También responde al nombre de Nerea o al apelativo de bruja. Dicen que nació en la Ciudad de México, pero ella sospecha que la inventaron las novelas de fantasía y aventura y la aventaron en un mundo que no le corresponde. Tiene un serio crush con lo creepy. Ávida lectora y escritora —de preferencia a mano, con letra cursiva y tintas de colores—, es imán de geeks aunque no entienda todos los fandoms. Hornea panqués cuando está excesivamente estresada.

Twitter: @Nereavpv

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.