EL ATAQUE DE LOS ZOMBIS

 

Vanessa Puga

 

Este texto es una carta de amor para la fantasía. Y es una carta de admiración para una amiga querida. Pero sobre todo es la recomendación de un libro de cuentos que vale mucho la pena.

Deben saber algo: odio que la literatura infantil y juvenil sea tan despreciada. Es raro que la consideren parte de La Literatura y jamás entra en el canon. Se ve como una rama menor y poco digna de las letras. Cosa que no me queda clara, porque finalmente para convencer a los niños y a los jóvenes se necesita escribir mucho mejor. Son más listillos que los adultos, hacen preguntas más acertadas y ven cosas con su curiosidad que muchas veces nosotros, con el mundo del adulto lógico y lleno de reglas, olvidamos. Se requiere maestría para escribir buena literatura infantil y juvenil.

Se requiere aún mayor habilidad para escribir con humor. Y eso es algo que le admiro mucho a Raquel Castro. Sus historias se pueden llenar de humor y tocar lo sobrenatural con gran facilidad. Quizás es por eso que su libro más reciente, El ataque de los zombis (parte mil quinientos), lo leí en dos horas.

Este libro es parte de la nueva colección de Libros UNAM, El hilo de Aracne, serie juvenil (la primera de esta editorial) que se estrenó con tres títulos de grandes autores mexicanos contemporáneos: Toño Malpica, M. B. Brozon y, por supuesto, Raquel Castro. Esta colección abre un nuevo capítulo para Libros UNAM, el capítulo en que se atreve a hablarle al público más joven. ¡Y menos mal! Consideremos que la UNAM tiene preparatorias, CCH’s y el sistema de prepa incorporada, así como una secundaria. Es decir, tiene MUCHOS jóvenes entre sus manos. ¿Cómo no tenían libros para ellos?

Los zombis son criaturas que le gustan mucho a Raquel. Pero no se dejen engañar por el título, estos cuentos no son exclusivamente sobre zombis. Hay mucho más como jefes descarriados que tratan de frenar el fin del mundo, oscuridades malignas que se disfrazan de sombras, personajes secundarios que nos cuentan su historia, teléfonos que conectan con una casa que ya no está, psicólogos que rompen a llorar y mucho buen humor.

La fantasía que sabe hilar lo real con lo imaginario y para el humor Raquel es la autora más aguda que conozco. Siempre cae bien al alma. No confundamos humor con ligereza o con literatura light, porque lograr la mezcla precisa sin caer en lo soso requiere maestría. Es por ello que siempre he admirado la pluma de Raquel. Para ella sale de forma natural entrelazar el humor con sus letras. Incluso reírse de ella misma. Y está muy bien hacer eso, la vida no hay que tomarla tan en serio, al final no salimos vivos de ella. ¿Por qué no reírse más?

Una habilidad que tiene es no ser condescendiente. Por mucho que uno le hable a los más jóvenes, no se trata de hablarles como que si no entendieran las cosas. Por el contrario, se requiere de mucha chispa para mantener su interés. Eso es lo que la autora logra en esta antología de cuento.

Raquel Castro

Platicando con Raquel supe que esta antología lleva unos 20 años en preparación. No como proyecto: recolecta cuentos que han sido escritos a lo largo de dos décadas. Como el punto de partida siempre es lo cotidiano, no pierden vigencia. Me parece que estos cuentos son fáciles de amar por ello, el escenario es la realidad, siempre en el borde de lo sobrenatural. Un día estamos trabajando y al que sigue, el fin del mundo se acerca.

Así que si no conocen nada de ella, les recomiendo iniciarse con este libro de cuentos. También pueden ver la entrevista que le hicimos mi hijo y yo en nuestro canal de Instagram el miércoles 7 de octubre de 2020 acá:

https://www.instagram.com/tv/CGEDKcJlSrn/?utm_source=ig_web_copy_link

****

Vanessa Puga

También responde al nombre de Nerea o al apelativo de bruja. Dicen que nació en la Ciudad de México, pero ella sospecha que la inventaron las novelas de fantasía y aventura y la aventaron en un mundo que no le corresponde. Tiene un serio crush con lo creepy. Ávida lectora y escritora —de preferencia a mano, con letra cursiva y tintas de colores—, es imán de geeks aunque no entienda todos los fandoms. Hornea panqués cuando está excesivamente estresada.

Twitter: @Nereavpv

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.