LA MESITA DEL COMEDOR

un asfixiante terror parental

 

Israel Yerena

 

Sencilla, original y extremadamente tensa; asfixiante hasta su último minuto y sorpresiva como pocas. Así es La mesita del comedor, cinta española del 2022 dirigida por Caye Casas que, ahora y de forma tristemente limitada, podemos apreciar en cines.

*

*

¿Son o están próximos a ser mamás y papás primerizos? ¿Qué creen que es lo peor que les podría pasar? ¿Qué es aquello que desearían que nunca le ocurriera a su recién o futuro bebé? Sea lo que sea que estén pensando, ni siquiera se imaginan el horror que les espera al ver esta cinta.

Un feliz matrimonio finalmente experimenta la dicha de ser padres de un hermoso bebé. Sus sueños, fantasías y anhelos de ver a su hijo crecer se verán monstruosa y horriblemente frustrados cuando el padre tome la peor decisión de su vida: comprar una mesita para el comedor.

Película de bajo presupuesto y con prácticamente apenas cuatro personajes y un único escenario. Filme que gracias a sus limitantes se obliga a dar lo máximo de sí para crear un enorme suspenso durante su apenas hora y media de duración.

*

*

La trama inicia con un ligero, pero bien ejecutado, humor negro; un chiste cruel que parece hecho para burlarse de nosotros. Cuando uno esperaría ver una comedia de terror, abruptamente la historia toma un giro cruel, despiadado, inesperado; el máximo horror de ser padres se hace presente en tan sólo cuestión de segundos.

A partir de allí el suspenso que se maneja sólo asciende a cada momento y nos hace preguntarnos ¿qué haríamos nosotros en una situación así? ¿Cómo salir y explicar una situación tan horrible como la aquí mostrada? ¿Cómo querer seguir viviendo ante aquel horror?

Tal vez son preguntas que no tienen respuesta, pero David Pareja y Estefanía de los Santos —en sus personajes de padre y madre— tendrán que enfrentarse a estas cuestiones a través de situaciones estresantes, tensas y bastante mal rolleras (no por lo que el filme muestra, más bien por lo que hace sentir al espectador).

*

*

Es esta desesperación y suspenso lo que hace a La mesita del comedor una magnífica película que, otra vez, nos demuestra que menos es más, siempre más. Un filme con recursos limitados que nos lleva al límite al saber que el miedo y el terror que presenta nos puede ocurrir a cualquiera de nosotros. Y eso, eso, no lo supera ningún filme de horror.

La mesita del comedor tiene una distribución muy pero muy limitada en cines, apenas un puñado de estos (una total grosería ante un producto tan bueno). Aprovechen para mirarla mientras sigue en cartelera. Se los suplicamos.

*

***

****

Carlos Israel Yerena Cruz

Egresado de la carrera de Comunicación de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. 

Contribuyente de la revista electrónica Encuadres, escribiendo reseñas y noticias acerca del género de terror.

Titulado mediante la tesis La masacre de Texas: del asesino histórico al fílmico.

Amante de los temas tabúes, lo retorcido y lo bizarro, desde muy temprana edad -cuando apenas era un pequeño Ghoul– encontró en el género de terror un refugió en el cual depositar y liberar todos aquellos deseos perversos que crecen hasta en la mente más pura. Sin importar la vertiente, ya sea literaria o cinematográfica, el horror es un género que lo ha sumergido en un mundo que le ha enseñado que, a veces, la belleza más extrema se encuentra en las obras más grotescas.

https://www.facebook.com/DeMonstermash/

¡COMPÁRTELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.