SEÑORA INFLUENCER

de la comedia a lo retorcido

 

Israel Yerena

 

Si en el cine mexicano hay un monstruo despreciado por casi todos, ese es la comedia. Y no podemos decir que con injusta razón, pues al menos en México este género tiene películas —en su mayoría— repletas de clichés, absurdos, sin sentidos, prejuicios y, por decir lo menos, ridiculeces al por mayor. Por otro lado, la filmografía nacional también tiene cintas que resultan gratamente sorpresivas y hasta impactantes, tal es el caso de Señora influencer (2023).

*

*

Una mujer madura descubre el mundo de las redes sociales, dándose cuenta de las posibilidades que éstas le ofrecen para construirse una nueva vida. Sin embargo, a la vez comienza a hacerse famosa gracias al contenido que crea también sufrirá en carne propia los sacrificios que la internet exige a cambio de cinco minutos de estrellato.

Vamos a ser claros, y vamos a serlo desde el principio: no se dejen engañar ni se dejen llevar por las apariencias, no caigan en prejuicios, porque Señora influencer no es para nada lo que aparenta. No es otra comedia del montón, no es ridícula, no es absurda, no es simplona ni mucho menos; no, nada más alejado de la realidad.

Dirigida por Carlos Santos, lo que en un inicio parecería “una comedia mexicana más” termina por convertirse en una trama que poco a poco va retorciéndose hasta terminar en algo no grotesco ni explícito, pero sí impactante (al menos para lo que el cine mexa comercial suele proponer en cartelera).

*

*

No nos adentraremos mucho en la historia, pues si se atreven a darle una oportunidad queremos que sea un misterio para ustedes y la miren con ojos menos contaminados. Sólo diremos que, si hay que resumir este filme, sería como una comedia negra que paulatinamente se transforma en algo más… Quizá no en un filme de terror, pero tal vez sí en un thriller psicológico, y uno muy bien hecho, incluso hasta incómodo y crudo por momentos.

Mejor aún: aunque por ratos llega a ser cliché y muestra una que otra situación exagerada, también presenta una acertadísima crítica social a las redes sociales, sobre todo a los influencers y aquellos que los crean y mantienen. Así, el espectador puede reír ante la ridiculez de las “ciberestrellas”, pero también temer a los riesgos que trae consigo el éxito y, más grave aún, percatarse del peligro de idolatrar a los creadores de contenido al punto de casi llegar a defender con uñas y dientes a algunos de ellos.

En pocas palabras, Señora influencer parecería ser una comedia absurda como la mayoría de las comedias mexicanas, pero termina por ser una impactante (y aterradora en el buen sentido) sorpresa.

*

***

Todavía le encuentran en cines.

****

Carlos Israel Yerena Cruz

Egresado de la carrera de Comunicación de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. 

Contribuyente de la revista electrónica “Encuadres”, escribiendo reseñas y noticias acerca del género de terror.

Titulado mediante la tesis La masacre de Texas: del asesino histórico al fílmico.

Amante de los temas tabúes, lo retorcido y lo bizarro, desde muy temprana edad -cuando apenas era un pequeño Ghoul– encontró en el género de terror un refugió en el cual depositar y liberar todos aquellos deseos perversos que crecen hasta en la mente más pura. Sin importar la vertiente, ya sea literaria o cinematográfica, el horror es un género que lo ha sumergido en un mundo que le ha enseñado que, a veces, la belleza más extrema se encuentra en las obras más grotescas.

De estómago curtido principalmente por los filmes slashersel género de horror también le ha demostrado que la mente y la naturaleza del ser humano son, quizá, las fronteras más lejanas y oscuras que nunca terminarán de ser exploradas, pero que piden a gritos que alguien se adentre en ellas. En la literatura, gracias a Lovecraft, ha aprendido que, aunque sea en unas cuantas páginas y en breves oraciones –escritas a veces por las mentes más solitarias e incomprendidas se alberga el horror más profundo de todos, aquel para el que ni siquiera se han creado las palabras ni ojos que sean dignos de describirlo.

¡! ¡Cthulhu fhtagn!

https://www.facebook.com/DeMonstermash/

¡COMPÁRTELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.