BELZEBUTH

y el cine de horror “made in Mexico”

 

Miriam Gálvez

 

 

El cine de terror nacional contemporáneo —en mi percepción— había sido menguado y sepultado a sí mismo con misérrimos remakes como El libro de piedra (Julio César Estrada, 2009), Más negro que la noche (Henry Bedwell, 2014) y demás malogrados filmes pseudo-clase. Por lo que creer que los trabajos de buena calidad pudieran existir era casi imposible, sobre todo por los raquíticos recursos para desarrollarlos así como los pésimos actores en sus elencos. Pareciera que el talento y la creatividad se habían convertido en un ideal utópico.

Pero toda regla tiene su excepción. Afortunadamente el siglo pasado trajo consigo numerosas cintas clásicas, «Serie B»  y de culto no sólo bien recibidas  en nuestro país, sino que también trascendieron de manera global y su legado ha permanecido por décadas, como el trabajo de Carlos Enrique Taboada —a quien admiro profundamente— (Hasta el viento tiene miedo, El libro de piedra, Más negro que la noche, Veneno para las hadas), Juan López Moctezuma —también fetiche de mi devoción— (La mansión de la locura, Mary , Mary, Bloody Mary, Alucarda), Servando González (El escapulario), Roberto Gavaldón (Macario, Doña macabra), Fernando Méndez (El vampiro), etcétera. La mayoría realizadas entre la «Época de Oro» y culminando en los noventa con la magia de Guillermo Del Toro (Cronos).

Taboada, López Moctezuma y Gavaldón.

*

González, Mendez y Del Toto.

Cuando se estrenó Belzebuth en 2017 tenía muchas reservas acerca del filme. Al poco tiempo, llegó a Prime Video y decidí dejar a un lado los tabúes sobre el prejuicio que tenía al creer que no se hace buen cine de horror en México hoy en día.  Pensar en un guion desarrollado en la frontera resultaba visualizar una fórmula (casi) predecible que en la mayoría de los casos era el desenlace de una historia involucrada irremediablemente con la mafia de cárteles. Y si a este factor aunamos que el protagonista del filme era Joaquín Cosío, la hipótesis de la película ya estaba armada.

Justo es aquí donde Emilio Portes nos extrae de la zona de confort y crea una película con una narrativa bien estructurada que nada tiene que ver con los narcos, pero que involucra una serie de siniestros asesinatos a menores. Tan solo este hecho ya me parece en extremo aterrador.

Emilio Portes

Una memoria en donde la lucha de poderes entre el bien y el mal sobrenatural interactúa con tintes claros de reminiscencias e influencias del horror clásico. Emmanuel Ritter (Cosío), nuestro anti-héroe, brilla en un papel poco convencional. Este actor exhibe su versatilidad y deja en claro su agudeza vehemente. El viraje de la crónica confunde y le permite al intérprete explotar de una manera sobresaliente el máximo de los límites que pueden convertir a un humano en una alimaña sanguinaria o «poseída», debatiéndose en polémica al estar atrapado entre el fetichismo, la religión y la ciencia. Ahora en el cuerpo de un policía, acompañado de un colega, un cura, una madre y su hijo, se adentran a una contienda implacable en contra de otro sacerdote excomulgado y execrable subastado a sí mismo a las fuerzas malignas: Tobin Bell, con amplia experiencia en el género y reconocido por interpretar a Jigsaw en la franquicia Saw.

Portes ha logrado un hito que amortigua el camino del cine hecho en México con una indiscutible rúbrica propia. Sí, sin la etiqueta de «cine de terror mexicano». Una cinta que me ha gustado mucho y que se merece sin duda un lugar entre los trends del catálogo de Netflix, donde actualmente se exhibe.

*

*

Vale la pena echarle un ojo también a  Somos lo que hay (Jorge Michel Grau, 2010) —que tuvo un remake llamado We Are What We Are (Jim Mickle, 2013)—  y Tenemos la carne (Emiliano Rocha Minter, 2016), que cumple su cometido a pesar de su facultad risible de pretensión.

 

****

Miriam Gálvez

SuperHeroína coyoacanense. Pseudo aprendiz sibarita. Bakeadicta. Cazadora de imágenes. Pesadilla, malestar creado por la mente enferma de algún noctámbulo en insomnio desesperado.

Instagram

https://www.instagram.com/noirtopia/

Twitter

https://twitter.com/noirtopia

Letterboxd

https://letterboxd.com/Noirtopia/

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.