El horror nos rodea

sobre Crónicas Obscuras

 

Enrique Urbina

 

 

El horror nos rebasa. De todas formas.

Nos rebasa en forma de una enfermedad, una plaga. Nos rebasa en forma de impunidad, de violencia. Sobre todo, nos rebasa la incertidumbre. Eso en cuanto al horror que no encontramos en productos de ficción, el que sí nos puede lastimar, que sí nos lastima.

Pero también el horror nos rebasa en cuanto a sus maneras de actuar en el arte y, particularmente, en la ficción. Siempre me ha parecido curioso que un género que busca acercarse a experiencias más allá del lenguaje sea a través de la narrativa; una estructura poética que, a mi parecer, consiste en crear estructuras de orden sobre el otro orden más común: el que vivimos. Pero henos aquí.

El horror nos rebasa, pero el horror también se rebasa a sí mismo para nivelarse. ¿A qué me refiero? Que para nada me parece una casualidad que en tiempos donde la información fluye y el mundo parece hacer menos sentido que nunca, el horror tenga una popularidad que, al menos a mí, no me había tocado vivir.

Me pregunto por qué y medio me respondo: el horror nos horroriza, sí, pero también nos tranquiliza. Nos dice que el mundo nunca ha hecho sentido, que nunca hemos tenido el control sobre nada, y que eso está bien.

Por eso, aunque es una grata sorpresa, el reciente lanzamiento del podcast Crónicas Obscuras, de la productora SONORO, me parece algo natural.

Crónicas Obscuras es una historia de horror sobre el horror. En sus seis episodios, que rondan entre los quince y veinte minutos de duración, se cuentan los estragos del momento en que dos bandas de narcotraficantes se meten con algo que está más allá del bien y del mal, algo que nos parece horrible por su naturaleza mítica y sí, natural: los nahuales.

Lo primero que hay que decir (además de qué se trata, que ya lo dije) es que la producción es excelente. El reparto de actores de voz reúne a más de un nombre que varios reconocerán incluso sin conocerlos, como a Jesse Conde (Capitán Barbosa, el Señor Cara de Papa), Humberto Vélez (Homero Simpson) Alfonso Obregón (nuestro salvador Shrek y Ren en Ren y Stimpy). Por otro lado, el podcast fue grabado en audio 8D. Esto es un elemento fundamental de la obra. Si el horror apela a los sentidos y no al intelecto, Crónicas Oscuras llega a todos a través del oído: el público es realmente parte de cada capítulo. Aquí no hay pantalla que nos separe de la escena. Estamos ahí. Estamos cerca de los personajes. Estamos cerca de las articulaciones que se desprenden, de las vísceras que se desbordan de su lugar y se salen de sus cuerpos.

¿Que tiene detalles telenovelescos? Tiene detalles telenovelescos, pero eso también es el horror. Si hay un género kitsch, que sigue cercano a sus raíces pulp, es este. Y Crónicas Obscuras lo hace bien. El horror también es cercanía inminente, ¿y qué mejor que una historia en México para sentirlo acariciándonos la nuca?

Celebro este podcast y lo que viene para él. Celebro la conversación que generará sobre el horror del país y el horror hecho en el país. Y por eso espero sus siguientes temporadas.

El horror nos rebasa, pero tal vez la pregunta es ¿qué hacemos con ello? Y yo digo: conversación desde ambos frentes: desde el de la creación y el del diálogo. Si nos rebasa es porque la realidad nos rebasa, y esto nos ayuda a aprehenderla, a acercarnos a ella y no entenderla, sino enfrentarla.

O sea, vivir con los ojos abiertos, sin cerrarlos, sin voltear a otro lado, real o de forma figurada. Dicho en palabras de Luis de Velasco, el director (y además familiar del mítico Juan López Moctezuma), el horror no es una especie de culto a la muerte, sino una celebración de la vida.

Y este podcast lo hace porque tiene, a lo largo de todos sus capítulos, una cualidad que me parece fundamental para toda obra de horror: es muy divertido.

 

**

**

ESCÚCHALO AQUÍ

****

Enrique Urbina (Ciudad de México, 1993) es licenciado en Literatura Latinoamericana por la Universidad Iberoamericana. Publicó los libros Aquí el silencio no descansa con Dharma Books + Publishing y Nadie encontrará mis huesos con la editorial Paraíso Perdido. Textos suyos han aparecido en diversos medios electrónicos e impresos como Tierra Adentro, el Centro de Cultura Digital y Literalia. También fue becario del programa PECDA-EM 2019 y editor de la sección #Intervenciones de la revista Vozed.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.