QUINARIA MEXICANA

Miguel Lupián

 

 

Al empezar el 2018 me propuse escribir sobre los últimos libros que leí en 2017. Mas el tiempo es inclemente y hasta ahora podré platicarte de ellos… De ellas, mejor dicho.

El peor enemigo y otras historias de Valerie Vetra lo encontré en la FILIJ, precisamente en el stand de Baja California, el estado invitado, al visitar a mi buena amiga Carmen. Imaginarás mi sorpresa, pues Valerie tiene una columna en Penumbria. Veinte cuentos pequeñitos pero contundentes, donde la autora aborda diferentes ramas de lo fantástico, como el terror y la ciencia ficción, mostrándonos sus preocupaciones, como la violencia y la pobreza, y sus obsesiones, como el desencanto y la futilidad de la vida. De ritmo ágil y voz fresca, cuando menos te des cuenta ya habrás terminado de leerlo. Valerie es una autora joven a la que debemos seguirle la pista.

La fantasía como poética de la perversión de Mayra Macías me lo recomendó Itzia, dueña de la maravillosa Librería Icaria. Como su nombre lo indica, este ensayo aborda las relaciones que existen entre lo fantástico y la perversión, tomando como ejemplo a El hechicero, novela de Nabokov. Como todo ensayo, requiere algunos conocimientos del lector; sin embargo, esto no lo vuelve árido sino todo lo contrario: se trata de una lectura gozosa. Si transcribiera todo lo que marqué con post-its, tardaría otro mes en publicar esta reseña; así que sólo te compartiré ésta, que aparece en la introducción:

“Desde el despertar de la conciencia en el siglo XIX, cuando surgen las teorías marxistas, trágica y más tarde la psicoanalítica, las influencias a la literatura no han hecho mella al género fantástico, éste nos recuerda lo infinito y nuestros miedos, nada hay más marginal que la literatura fantástica”, y ésta, que aparece en la conclusión:

“Situar a la fantasía dentro de la mente y el discurso de un ser completamente terreno cual sátiro, no significa otra cosa que lo fantástico ha entrado en casa, ha vuelto siniestro lo familiar y para quitarle la carga de terror lo hemos bautizado (como a la muerte) con el concepto: perversión. Cuando muera la sorpresa, la curiosidad y el miedo, entonces sí será el fin de lo fantástico”.

Laura Elisa Vizcaíno, además de una buena amiga, es una especialista (ya cuenta con un doctorado) en microficción, por lo que CuCos es obligatorio si te interesa este género. Los CUentos COrtoS van desde una línea hasta media cuartilla, y están agrupados en varias secciones: Del escribir, Libros, Sobre seres imaginarios (obviamente mi sección favorita), No tan imaginarios, Retratos humanos, Ancianitas, Sobre el metro, Requiebros y O estremecimientos del cuerpo. Como ya lo sabrás, en este tipo de literatura la elección y colocación de las palabras debe ser precisa, y Laura lo hace muy bien; se nota el trabajo exhaustivo, pero sin perder lo espontáneo, lo poético. Cada texto desborda ingenio, sensualidad, ironía y dolor. Te comparto dos de mis favoritos:

ENCOGIMIENTO

Este es un vampiro tan tímido que, en vez de morder en el cuello, muerde en la entrepierna. Las mujeres con instinto maternal suelen consentirlo.

ASTERISCO

Me tachas, me crucificas y me convierto en estrella.

Ecos de Atenea Cruz me lo recomendaron mis grandes amigos (y parte del equipo editorial de Penumbria) Vikinga y Ramón. Supieron de él en una presentación de las novedades editoriales de Tierra Adentro. Esta novela fantasmagórica por momentos me hizo recordar a la gran Amparo Dávila y a la injustamente olvidada Adela Fernández; también a Pedro Páramo de Rulfo y a Freaks de Browning. De capítulos breves, acomodados de forma regresiva, la historia está repleta de imágenes perturbadoras (la portada nos da una pista) y de anotaciones deliciosamente macabras (“…los vivos cerramos puertas que los muertos abren”, “morir es fácil, lo complicado es vivir rodeado de fantasmas, esos vapores de odio que se cristalizan con el terror ajeno”, “estoy segura de que la música de fondo del infierno está orquestada por el aleteo de las moscas”). Posteriormente, cuando formé parte del jurado del Premio nacional de cuento fantástico y ciencia ficción Puebla 2017 (al lado de Lola Ancira y Ricardo Bernal), elegimos como ganador a “Una mujer solitaria”, y al abrir la plica nos dimos cuenta que pertenecía a la mismísima Atenea. Sin duda, una autora que debes leer ¡ahora!

Para finalizar, Habitantes del aire caníbal de Iliana Vargas. A Iliana tengo mucho de tiempo de conocerla; he leído (y reseñado) prácticamente todo lo que ha publicado y sigo creyendo que es una de las voces más originales no sólo del género fantástico sino de toda la literatura mexicana actual. Me encanta leerla, pero siempre me meto en camisa de once varas (sí, ya estoy viejo) al momento de reseñarla. ¿Cómo transmitir la experiencia en la que te sumerge su escritura? Sus historias no sólo están repletas de imágenes fantásticas, también de sonidos peculiares que muy pocos pueden expresar con palabras. Por aquí y por allá puedes escuchar la voz de las máquinas (“///traK – traK – traK – TraK – tráca-tráca-tráca-traK///”) y los nombres de sus personajes (Batracio, Ambrosio, Clarimunda) y sus máquinas (Tangerina, Oprineta, Jelintrura, Mallara, Necrosa, Renata) cosquillean tu paladar. Si a todo esto le sumamos las ilustraciones de Julián Bonequi, el resultado es, como ya lo apunté, una experiencia sensorial única e irrepetible (bueno, hasta que se publique su siguiente libro).

Dale una oportunidad a estas cinco maravillosas escritoras mexicanas, estoy seguro que te sorprenderán.

 

****

Miguel Antonio Lupián Soto

Ex alumno de la Universidad de Miskatonic, feligrés de la iglesia Cthulhiana y devoto de San Lemmy.

mortinatos.blogspot.mx

@mortinatos

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.