ENTRE EL RECUERDO Y EL THRILLER PSICOLÓGICO

análisis de la serie The Head

 

Lord Crawen

 

El círculo polar ártico, a la fecha, sigue resguardando una enorme cantidad de misterios acumulados en sus sólidas paredes de hielo y, sobre el vasto suelo congelado, muchos más deambulan debajo. Sin duda, es un espacio que ha otorgado a los científicos muy breves avistamientos de nuevas criaturas, al parecer, terrestres.

En este síntoma de investigación de nuestro pequeño mundo y el universo que le contiene se han desarrollado varias historias de llegadas extraterrestres y constantes desapariciones en el blanco y nebuloso ecosistema.

Los hermanos Pastor, al jugar con esta atmósfera unida a un grupo de científicos en aras del conocimiento, nos dejan mucho por entrever en su nueva serie.

The Head es una serie de tan solo 6 capítulos que explora esta atmósfera tan bien recibida en los años ochenta gracias al clásico The Thing del maestro Carpenter. Hay sin duda un arduo esfuerzo por parte de los Pastor en separar su producto del aclamado clásico del terror/gore extraterrestre, pero hasta ellos tuvieron que poner en tela de juicio la extraña trama desarrollada durante los capítulos.

Aunque el título de la serie es algo confuso (incluida la trama de la misma) y se le sigue identificando con la obra de Carpenter, este par de directores intenta separarse del tema una y otra vez.

Todo inicia en un ciclo de despedida de los científicos que han trabajado en una estación llamada Polaris VI, ubicada en uno de los polos congelados de la tierra. A su vez, se recibe al grupo que estará encargado de continuar sus trabajos en los 6 meses restantes, bajo la oscuridad total. Se piensa por momentos que son científicos y gente preparada, que nada podría salir mal. Pero no olvidemos que son personas, con ciertas afinidades, costumbres, comodidades e, incluso, miedos.

El primer capítulo nos sumerge en esta descifrable trama y el posible camino en el resto de nuestra aventura visual. Sin embargo, un leve cambio ocurre al final, que nos prohíbe seguir imaginando el universo de Carpenter (aunque intentemos meternos en la mente a los parásitos dentro de la estación, alojándose muy dentro de cada uno de los tripulantes).

Como la realidad ha superado ya mil veces a la ficción, no debería sorprendernos el resultado y cómo la serie va desarrollándose.

Un accidente, al parecer, ha dejado solamente a dos sobrevivientes del grupo nocturno: una de las recién llegadas y un científico de gran renombre. Ambos ofrecen la versión de lo ocurrido y el fallecimiento del resto del grupo dentro… y fuera de Polaris VI.

Un thriller más cargado hacia lo psicológico (sacado posiblemente de muchas historias de Agatha Christie) con elementos de ciencia ficción, donde nuevamente el hombre se impone como una de las más grandes bestias y temores para sí mismo. No sabe para quién trabaja, sus intereses en ocasiones traicionan todo aquello que pudo haber hecho alguna vez por su especie y la traición de sus ideales, por el egocentrismo y placeres absurdos, termina por enviarlo a ese abismo profundo y blancuzco de este universo (o peor aún: de cualquier atmósfera en la cual trate de desenvolverse).

Por momentos lenta, con diálogos de más o escenas repetitivas, The Head no deja de ser un experimento fiable de esta nueva ola de terror psicológico y un experimento para los acostumbrados a sentir un guiño al eterno legado de los maestros del horror. El final, sin duda, es todo lo que un fan acostumbrado al terror obtiene: ese final necesario para sopesar el juicio que recae sobre los actos del hombre.

Y aunque hubiésemos deseado ver a un ser amorfo saliendo del estómago de un humano, cobrando vida y devorando todo, o de una criatura con extensiones tentaculares muy al estilo de Lovecraft, The Head no deja de ser un producto viable para esta nueva gama de terrores en la pantalla del streaming.

Si desean acudir a este frío viaje de perturbadora atmósfera, no olviden empacar una mente abierta y ávida de conocimiento. Tal vez, cercano a ustedes, encuentren algo más que los sorprenda o los aterrorice. Al final, ustedes deciden qué ver.

**

**

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.