BUSINESS CAT

Money, Power, Treats

(Tom Fonder, Andrews McMeel Publishing, 2016)

 

Pok Manero

 

Los Comicólogos, nuestro proyecto hermano especializado en el noveno arte, propusieron un reto de lectura para este 2018. El reto con nivel de dificultad medio invita a su audiencia a leer comics de al menos tres números de extensión (o un trade paperback recopilatorio) para cubrir doce distintas categorías que van desde leer comics de fantasía épica, horror y ciencia ficción, hasta comics de romance, comedia o autobiográficos. Si tienen dudas de la dinámica, diríjanse a sus redes sociales (Facebook: Los Comicólogos, Twitter: @LosComicologos, #RetoComicologo) para consultar la convocatoria. Como parte de dicho reto, he decidido reactivar El Protocolo Pok para compartirles reseñas de mis lecturas.

Dentro de la categoría Lágrimas y Risas, llamada así en honor a un antiguo comic mexicano, tras haber leído la historia de romance y ciencia ficción Trillium decidí leer otro título para la parte de comedia. No es necesario leer dos comics para esta categoría, pero yo así quise hacerlo. Dado que hay muchas cosas que tienen un tono cómico o satírico, elegí más bien algo que es comedia más allá de toda duda: la recopilación del webcomic Business Cat.

Creado por Tom Fonder en 2014 más bien de manera accidental, las aventuras de Business Cat comenzaron como un interludio ocasional dentro de otro webcomic, Happy Jar. Eventualmente, Fonder empezó a hacer más tiras cómicas de este personaje con regularidad y, hasta la fecha, actualiza su página los viernes (aunque no todas las semanas) con nuevas aventuras del felino empresario. En 2016 se publicó un tomo recopilatorio, el cual reúne todas las tiras que se habían publicado hasta la fecha con algunas cuantas adiciones y materiales extra.

La premisa es muy sencilla: el personaje principal de este comic es el CEO de una empresa muy importante, es una de las personas más adineradas y poderosas del planeta… y es un gato. A pesar de que anda en dos patas, tiene el cuerpo y la estatura promedio de un humano y puede hablar, tiene la cabeza de un gato y se comporta como tal: persigue al elusivo puntito rojo cuando alguien usa un apuntador láser en una junta, se hace bolita sobre el teclado de algún empleado y no lo deja trabajar, tira las cosas del escritorio, pide que le abran la puerta y cuando lo hacen decide que siempre no quiere salir, etc. Si alguna vez han convivido con un gato, sabrán de lo que estoy hablando.

Dicho lo anterior, sobra decir que el resultado de yuxtaponer las curiosas costumbres de los felinos domésticos con las situaciones propias de la vida de cualquier Godínez oficinista ocasiona más de una carcajada a quien lea estas tiras cómicas. No tiene mucho caso que les cuente los chistes incluidos en este volumen, ya que sólo les estaría arruinando la experiencia de leerlo por ustedes mismos y funciona mejor visto que narrado. Además, por su naturaleza digital, ni siquiera tienen que comprar el libro impreso para poder disfrutar de las aventuras de Business Cat. Así que, si son amantes de los gatos o les gustan las peripecias de la vida en una oficina vistas con mucho humor, no lo duden y busquen el webcomic. Si les gusta demasiado, siempre pueden comprar el libro o cualquiera de los otros artículos que Fonder ha puesto a la venta en su página para poder recibir apoyo de sus fans. Y si tienen gatos, tengan cuidado, no vayan a volverse directivos de alguna multinacional y los quieran explotar más de lo que de por sí ya lo hacen ahora.

**

The Adventures of Business Cat

****

Adrián “Pok” Manero, tras años como lector asiduo, decidió que el siguiente paso en su manía consistía en elaborar sus propias ficciones. Se dedica compulsivamente a leer comics y libros y a ver películas, quisiera ser como los gatos y disfruta escribiendo sobre sí mismo en tercera persona.

@PokManero

 

 

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.