EL NUEVO EXTREMISMO FRANCÉS

cintas que te destrozarán la mente y el cuerpo

 

Israel Yerena

 

A menudo, demasiados fanáticos del cine de terror se muestran renuentes ante la idea de un remake o reboot, ya sea de una cinta o de una saga completa, y no es para menos, pues pareciera que a los directores se les han acabado las ideas o, simplemente, los estudios están estirando un producto con tal de seguir exprimiéndolo económicamente (cof cof, Saw).

De cierta manera esto ocasiona que no veamos nuevas historias en la pantalla grande y que miremos siempre la misma trama pero con diferentes personajes; afortunadamente, a principios del año 2000, un grupo de directores franceses se aventuró a crear filmes que resultaron ser por demás transgresores, ya que gracias a su mezcla de gore y terror psicológico crearon piezas brutales.

A esta ola de películas se les conoció como “El nuevo extremismo francés”, presentando historias que resultan una perversa mezcla entre violencia sexual y torturas tanto físicas como psicológicas.

Y aunque son varios los filmes que pertenecen a este extremismo, tales como Dans ma peu (Marina de Van, 2002), Demonlover (Olivier Assayas, 2002), Calvario (Fabrice Du Weltz, 2003), Ils (D. Moreau, X. Palud, 2006), en esta vértebra nos limitaremos a exponer los cinco más representativos al menos en lo respectivo al cine de horror.

Comencemos por aclarar que una de las más grandes características de este extremismo es que, si bien son obras completamente violentas, su contenido de sangre y torturas resultan un tanto extraño pues, por demás explícitas que sean, no llegan a convertirse en productos del cine splatter o exploitation; no, sino que se enfocan más en crear torturas y situaciones más realistas con tal de que el espectador sienta el dolor de las víctimas en carne propia.

*

Arrancamos con Haute tension (Alexandre Aja, 2003), la cual, y en opinión de este humilde amante de lo grotesco, se posiciona como la mejor de todas, ya que resulta una trinidad perfecta entre el horror, el gore y el terror psicológico. Aquí, un sádico trailero perseguirá a dos mujeres en una noche llena de horror, dolor y, por supuesto, mucho gore.

*

La segunda de ellas es Frontiere(s) (Xavier Gens, 2007), misma que resulta una proeza al presentar una crítica al sistema político actual y mezclarla con laceraciones corporales que, al verlas, duelen hasta el tuétano. En la cinta, un grupo de jóvenes aprovechan los disturbios en la ciudad para llevar a cabo un gran robo, sin embargo, lo difícil no será hacerse con el motín sino escapar de la perversa familia de caníbales neonazis con la que se toparán en su huida.

*

La tercera de ellas es A l’interieur (A. Bustillo, J. Maury, 2007), cuya construcción podría definirse como una mezcla de las dos anteriores, ya que es una cinta de denuncia pero, a su vez, una historia en donde el gore y el sufrimiento le otorgan al espectador uno de los finales más impactantes en la historia del cine de horror. La película de estos directores es una de las más brutales de los últimos años, pues el sólo hecho de saber que la trama va de una madre embarazada que a toda costa debe evitar que una loca mujer le extirpe a su hijo del vientre, ya dice mucho de ella.

*

En cuarto lugar nos encontramos con Martyrs (P. Laugier, 2008), cinta que probablemente es la más conocida entre las cuatro y muy merecidamente, ya que en ésta se reúnen todos los elementos del extremismo francés, lo que significa que el espectador verá una serie de torturas impactantes, una historia atrevida, un terror que poco a poco evolucionará en un horror desolador pero, sobre todo, si bien A l’interieur presenta uno de los finales más impactantes en el cine de género, Martyrs contiene uno de los mejores en la historia de todo lo filmado y por filmar. En la película, una mujer tomará venganza de todas las torturas que un grupo de sádicos la hicieron pasar durante años; sin embargo, lo que descubrirá en su camino de redención es, quizás, el mayor misterio que la humanidad siempre ha querido saber. ¿Cuál es? Bueno, no les arruinaremos la sorpresa.

*

Por último tenemos a la cinta The Woman (Lucky McKee, 2011) la cual es una historia que deja al descubierto el problema del machismo y la misoginia, sobre todo porque lo representa desde el interior del núcleo familiar. En esta película, una familia encuentra a una mujer salvaje en las profundidades del bosque, por lo que deciden domesticarla cual si fuera un perro; lamentablemente, tanto el padre como el hijo descargarán todas sus frustraciones y perversiones en el cuerpo de la infortunada mujer.

**

Como mención especial tenemos a la polémica y brutal Irréversible (Gaspar Noé, 2002), obra que nos demuestra que la verdadera brutalidad siempre proviene de la naturaleza humana más pura, pues con tal de satisfacer sus instintos más básicos, el hombre es capaz de cometer los crímenes más atroces con tal de saciar su lujuria, su gusto por la violencia y su sed de venganza. Aquí veremos la terrible violación que sufre una mujer en lo que se supone iba a ser una tranquila noche; sin embargo, la manera anacrónica en la que la cinta está contada hacen que el golpe anímico sea totalmente destructivo para el espectador cada vez que se van revelando detalles mucho más desoladores.

****

Carlos Israel Yerena Cruz, 24 años.

Egresado de la carrera de Comunicación de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. 

Contribuyente de la revista electrónica “Encuadres”, escribiendo reseñas y noticias acerca del género de terror.

Titulado mediante la tesis “La masacre de Texas: del asesino histórico al fílmico”.

Amante de los temas tabúes, lo retorcido y lo bizarro, desde muy temprana edad -cuando apenas era un pequeño Ghoul– encontró en el género de terror un refugió en el cual depositar y liberar todos aquellos deseos perversos que crecen hasta en la mente más pura. Sin importar la vertiente, ya sea literaria o cinematográfica, el horror es un género que lo ha sumergido en un mundo que le ha enseñado que, a veces, la belleza más extrema se encuentra en las obras más grotescas.

De estómago curtido principalmente por los filmes slashersel género de horror también le ha demostrado que la mente y la naturaleza del ser humano son, quizá, las fronteras más lejanas y oscuras que nunca terminarán de ser exploradas, pero que piden a gritos que alguien se adentre en ellas. En la literatura, gracias a Lovecraft, ha aprendido que, aunque sea en unas cuantas páginas y en breves oraciones –escritas a veces por las mentes más solitarias e incomprendidas se alberga el horror más profundo de todos, aquel para el que ni siquiera se han creado las palabras ni ojos que sean dignos de describirlo.

¡! ¡Cthulhu fhtagn!

https://www.facebook.com/DeMonstermash/

https://twitter.com/DeMonstermash

 

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.