ENTREABRIENDO LA PUERTA DE LO RECÓNDITO

los cuentos fantásticos de Ana de Gómez Mayorga

 

Miguel Lupián

 

En mi afán por buscar autores mexicanos fantásticos olvidados, encontré en internet a esta autora de lo que sabía absolutamente nada. Publicada en 1946 (sólo tres años después de La noche de Tario, por ejemplo), Entreabriendo la puerta es una colección de cuentos (30) que aborda lo fantástico desde su esencia, es decir, primero se plantea una realidad cotidiana y luego viene la irrupción de lo sobrenatural. De formato breve y prosa elegante, estas historias nos dibujan una realidad cosmopolita, nada que ver con la «mexicanidad» que se favorecía en la época. Como su nombre lo indica, el tema que impera es el cruce a esa otra dimensión que no sigue nuestras reglas.

Lázaro Suvillaga señala en “El arte literario de Ana de Gómez Mayorga” (Homenaje a la escritora mexicana D. Ana de Gómez Mayorga; Argentina, 1951) que “de encontrarles un tronco a qué ensamblarlos, sería ése del que parten los relatos, a la vez científicos, alucinantes y sonámbulos, de Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Cásares y María Luisa Bombal. Como ellos, Ana tiene la pasión de lo extraordinario, de lo que mira hacia el más allá, de lo que coloca el estado de alma romántico, no como dato previo, sino como depósito final dejado por experiencia”.

Y en ese mismo homenaje, Luis Villaronga apunta: “Explaya Ana de Gómez Mayorga en páginas hermosísimas, llenas de color y animación, diversos fenómenos que estudia esa ciencia del espíritu todavía en germen: la Metapsíquica. Manifestaciones del psiquismo humano hay en estas páginas que dejan a uno perplejo, ansioso de seguir ahondando en el caso, ahondando en ese psiquismo que es por sí mismo un abismo lleno de sorpresas”.

¿Pero quién fue Ana de Gómez Mayorga y por qué no sabemos nada de esta colección, que antecedió a Guadalupe Dueñas, Amparo Dávila y Elena Garro, entre otras?

En la página del INBA sólo se encuentra la siguiente información:

De Gómez Mayorga, Ana (1878-1954)

 

Nació el 2 de enero de 1878 en la Ciudad de México y muere en la misma ciudad en 1954. Maestra normalista, escritora, inspectora técnica de primarias. Se graduó de la Escuela Normal para Profesoras de México. Ejerció también como catedrática de lengua española. Fue representante de la Secretaría de Educación Pública para estudiar el sistema educativo y bibliotecario estadounidense en la ciudad de Boston, Massachusetts. Colaboró en revistas pedagógicas y literarias.


Obra publicada

Ensayo: Tres ensayos: Educación sexual; El voto para la mujer; La criminalidad en México y la pena de muerte, Páginas de Mujer, 1941. || Las corridas de toro ante la moral universal, Editorial Proa, 1951; Asociación Antitaurina de Venezuela, 1994.

Poesía: Primeras y últimas rosas, Editorial Proa, 1952. || Rosas para mis rosas: plegaria de amor universal, Editorial Proa, 1954.

Narrativa: El libro de la guerra, Talleres Gráficos de la Nación, 1940. || Cruz de amor, Páginas de Mujer, 1946. || El divino mendigo, Páginas de Mujer, 1946. || Entreabriendo la puerta, Ideas, 1946. || Minutos del tiempo, Páginas de Mujer, 1946. || La fuga, Ideas. Revista de las Mujeres de México. Tomo I, núm. 3, 30 de septiembre de 1946. || Río de las horas, Páginas de Mujer, 1946. || Americanismo, Editorial Proa, 1949. || El mundo mejor, Editorial Atenea, 1950. || Nostalgia de lo recóndito (antología), UNAM (Colección Relato Licenciado Vidriera, 54), 2011.

En su ensayo “De lo misterioso cotidiano: Entreabriendo la puerta de Ana de Gómez Mayorga y la historiografía literaria mexicana” (Revista Iberoamericana. Vol. LXVII, Núms. 194-195, Enero-Junio 2001, 239-249), Juan Carlos Ramírez Pimienta afirma que Entreabriendo la puerta era una obra que no encajaba dentro de las políticas culturales del estado mexicano de la posrevolución al presentar una visión de la realidad, dentro de una estética fantástica, que inherentemente iba en contra del realismo social oficialista”.

Y concluye: “La mayoría de los cuentos de Entreabriendo la puerta, confeccionados en la más clásica vena de la tradición fantástica, se caracterizan por un marcado realismo inicial (rutinario casi) que se ve súbitamente interrumpido por la aparición de lo sobrenatural que rompe los esquemas epistemológicos de los protagonistas. En esta olvidada colección, Ana de Gómez Mayorga no hace concesión alguna a las políticas culturales del estado posrevolucionario. Sus textos fantásticos no están rodeados ni de folklore ni de mexicanidad. La suya es una fantasía cosmopolita que mina el proyecto realista nacionalista. Mientras éste postula una “realidad mexicana”, Ana de Gómez Mayorga muestra, a lo largo de todo Entreabriendo la puerta, la fragilidad de la realidad misma y por ende, de la realidad mexicana”.

Esto lo corrobora Cecilia Colón Hernández en su nota “Nostalgia de lo recóndito de Ana de Gómez Mayorga” (Fuentes Humanísticas, UAM, Vol. 29, No. 51, 2015, pp. 193-196): “Efectivamente, la literatura fantástica no tiene cabida en el proyecto literario de los gobiernos posrevolucionarios que buscaban una realidad o, mejor dicho, una literatura realista que fuera más acorde con sus objetivos sociales y políticos. ¿Para qué llenarle a la gente la cabeza con situaciones e historias cuya acción no tenían un anclaje real? ¿De qué serviría esa evasión que no traería más que depresiones al regreso a la realidad cotidiana de cada quién? Quizás esa evasión, ese juego entre la imaginación y lo real era lo que no quería el Estado mexicano para los habitantes de este país y, por eso, libros como el de Ana de Gómez Mayorga pasó inadvertido en México, además de que, en aquellos años, este género no gozaba de una tradición formal dentro de nuestra literatura”.

Afortunadamente, Reyna Paniagua Guerrero, en Nostalgia de lo recóndito (Universidad Nacional Autónoma de México, Colección Relato Licenciado Vidriera, 54; 2011), rescató del olvido a la autora, seleccionando 8 cuentos (de los 30 incluidos en Entreabriendo…): «El viaje», «La casa», «La fuga», «El señor cura», «El espejo», «La puerta», «La excursión» y «El mar».

En el prólogo, Reyna apunta: «Durante la primera mitad del siglo XX, cultivar en México la escritura fantástica basada en quebrantar la razón y la realidad era una actitud de vanguardia, totalmente al margen del cauce literario posrevolucionario. La narrativa de Ana de Gómez Mayorga sugiere un cambio de mundo, una existencia nueva, desconocida y paralela; una realidad/otra esperanzadora en algunos casos, amenazante en los más. El hilo conductor en los cuentos aquí antologados es precisamente la rebeldía frente al espacio y al tiempo; la probabilidad de traspasar uno y otro. En cada una de las historias lo habitual se agrieta para dar paso a lo recóndito, hacer posibles los traslados abruptos a través del tiempo en una conjunción espacio temporal que perturba y sobresalta. La vida común sufre la invasión paulatina, aunque no por ello menos violenta, de una desgarradora otredad».

Ahora nos toca a nosotros leerla, releerla y correr la voz.

**

AQUÍ puedes descargar Entreabriendo la puerta.

AQUÍ puedes leer completo el ensayo de Ramírez Pimienta.

AQUÍ puedes leer completa la nota de Colón Hernández.

AQUÍ puedes conseguir Nostalgia de lo recóndito.

***

Miguel Antonio Lupián Soto

Ex alumno de la Universidad de Miskatonic, feligrés de la iglesia Cthulhiana y devoto de San Lemmy.

mortinatos.blogspot.mx

@mortinatos

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.