IMPOSIBLES, SINIESTRAS, FANTASMALES Y LOCAS

Cuatro escritoras mexicanas fantásticas

 

Miguel Lupián

 

 

Las cuatro escritoras de quien hablaré comparten algunas cosas en común: tienen edades similares (esta característica también la comparten conmigo), escriben muy bien y les gusta explorar temas raros y fantásticos.

**

YA ESTAMOS TODOS LOCOS

Norma Yamille Cuéllar 

Universidad Autónoma de Nuevo León, 2019

Supe de la autora cuando Manuel Barroso reseñó su novela Historias del séptimo sello en Penumbria, hace un par de años. Se me quedó muy grabada la parte donde Manuel resalta que, ante la ola de violencia que vive el país, «Cuéllar responde con imaginación, con herramientas de otros subgéneros». Y justo esta mezcla la podemos encontrar en su más reciente colección de cuentos Ya estamos todos locos. Este librillo, muy bien editado y diseñado por la UANL, se divide en dos partes: Ya estamos todos locos y La danza de los ángeles caídos. La primera está plagada de un humor negro delicioso (como en «Salvando al cisne», donde el protagonista se inventa animales en peligros de extinción para obtener donaciones, o «Mary», donde un maquillista de funeraria tiene que lidiar con las últimas parrandas de sus muertitos, o los enredos tarantinescos y antisanvalentinos de los protagonistas de «Ya estamos todos locos», o los celos obsesivos, narcolépticos y cinematográficos de la protagonista de «Óleo de princesa en soledad») y momentos perversamente desgarradores (como la carta brutalmente honesta de Brenda en «Te espero en el Hotel Roosevelt»). La segunda, se inclina más hacia lo fantástico y apocalíptico (como «El fin del mundo terminó con mi vida social», donde la protagonista se enfrenta a un destino inefable e hilarante, o «La danza de los ángeles caídos», un maravilloso y sensual tributo a Drácula y Poe, o «Vía dolorosa», un final de proporciones bíblicas). Sin duda, seguiré leyendo a esta gran autora norteña.

AQUÍ puedes leer la reseña de Historias del séptimo sello.

**

SINIESTRO

Violeta García

Clara Beter Ediciones, 2019

«Lo siniestro es aquello que, debiendo permanecer oculto, se ha revelado» (Schelling) y «La última barrera que puede proteger a un sujeto frente a la confrontación con la pulsión de muerte es lo bello…» (Lacan). Con estos epígrafes inicia Siniestro, y ahí está la clave de lo que encontraremos en sus ominosas páginas: atmósferas enrarecidas, donde los personajes están al borde del abismo (inclusive algunos en plena caída), pero acompañados de una prosa muy cuidada, que le da una hermosura trágica a las situaciones extrañas que se nos cuentan, situaciones que parecían superadas, o al menos enterradas en la capa más profunda de los recuerdos, y que emergen cuando menos se espera, proclamando la cordura. 18 cuentos breves, 18 atisbos de lo siniestro. Personajes pirómanos, suicidas, violadores, asesinos, homofóbicos, desmemoriados y vengativos que se encuentran con fantasmas, fotógrafos de muertos, reos incriminados, con madres que han perdido a sus hijos y con parejas que se dan una última oportunidad. Encuentros imposibles tratados con un humor negro delicioso (donde sobresalen los diálogos filosos y contundentes; algo pocas veces visto en el terror mexicano) y con toda la furia para denunciar la violencia de género. Además, cada cuento está ilustrado con fotografías sumamente tenebrosas de la artista Lorena Torres Martell, que permanecerán merodeando como fantasmas en tu memoria. Sin duda, de lo mejor de terror mexicano que he leído en los últimos años.

**

MACARIA, LA NIÑA BLANCA

Alexandra Campos Hanon

Edelvives México, 2019

Supe de Alexandra antes de saber realmente de ella. Me explico: cuando Edelvives propuso una presentación doble (Macaria e Historias de Espiralia) en la FILIJ, resonó el nombre de Alexandra en mi cabeza. Después recordé que un par de meses atrás me habían recomendado su novela Flor de sal. En la presentación yo hablé de su libro y Alexandra, del mío. Así que reproduciré algunas cosas que mencioné. Para empezar, me encantó cómo incluyó elementos de nuestro folclor en esta emotiva novela fantasmagórica, situada en un pueblito que bien pudiera ser Comala. Lo fantástico está muy bien cimentado, utilizando refranes, canciones, testimoniales y diarios para darle veracidad y explorar cómo se forman las leyendas. Gracias a estos recursos, la historia se siente muy cercana; puedes identificarte con los personajes, las situaciones, el ambiente. Sin embargo, su eje principal es aquello que ha movido a la literatura de terror a lo largo de los años: el miedo a lo «otro», a lo desconocido… En este caso, a Macaria, una niña muy especial que, entre otras cosas, puede hablar con los animales muertos. Cierro con algunas frases (muy al estilo del prólogo de El espinazo del diablo, de nuestro querido Guillermo del Toro) que definen muy bien lo que son los fantasmas: «Si hablas con los muertos, se convierten en fantasmas». «Si conjuras a un muerto, su fantasma se te pega». «Los libros son como los fantasmas: donde hay uno, aparecen más». «Los fantasmas se pierden fácilmente». «Los fantasmas son como las estrellas. A veces las ves, a veces no, pero siempre están ahí». «¿Qué son los fantasmas? Un recuerdo, un secreto, una historia. Sí, también culpa y remordimiento». Una novela que tanto niños como adultos disfrutarán y una autora que debemos seguirle la pista.

**

CONJETURAS IMPOSIBLES

Andrea Ciria

Lengua de Diablo, 2018

Lo que más me gusta del estilo de Andrea es su prosa elegante y cuidada, que se vuelve una voz confiable que te lleva de la mano por sus historias, pero cuando menos lo esperas se transforma y te suelta en mundos imposibles. Tal es el caso de estos ocho cuentos: mujeres que aparecen y desaparecen en diferentes épocas, mujeres raptadas por enanas malvadas, mujeres que se casan con vampiros (que me recordó a los cuentos de hadas «modernizados» por Angela Carter), niñas que se enferman por la extraña emanación de una coladera, padres monstruosos, hombres que paren como los hipocampos, el interior y el exterior de la locura, muñecos de madera que necesitan ser hidratados… No sólo estas historias huyen de la normalidad, también el nombre de sus personajes: Dervia, Alenia, Tanesh, Beatrycze, Wanda, Cytara, Thorviet, Néister, Luva, Tekei, Menade, Vessa, Soluna, Rizam, Alessa, Bashtian, Áteno… En su dedicatoria, Andrea me puso que le encantará saberme leyendo estas «historias sin sitio y que van por todas partes». Precisamente ese es el gran acierto de este libro: sus cuentos cubren todo el espectro de lo fantástico, desde lo extraño hasta lo maravilloso. Y eso lo celebro (además, ganó el primer lugar en la primera convocatoria de obra inédita Lengua de Diablo Editorial, 2017).

**

Por todo lo anterior, estas escritoras merecen ser más leídas y reconocidas. Dales una oportunidad; te aseguro que te encantarán.

***

Miguel Antonio Lupián Soto

Ex alumno de la Universidad de Miskatonic, feligrés de la iglesia Cthulhiana y devoto de San Lemmy.

mortinatos.blogspot.mx

@mortinatos

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.