TRES ESPEJOS

 

Ariadna Augen

 

 

Qué tal, viajeros del mundo fantástico. En esta ocasión quiero platicarles sobre un libro que podrán leer de manera sencilla y que quizá terminen en dos o tres días; sin embargo, estoy segura de que les dejará un buen sabor de boca. Es muy probable que lectores más románticos piensen en él y deseen volver a leerlo. Me refiero a Tres espejos, una novela escrita por el argentino Sebastián Vargas, quien es profesor de literatura y, además, trabaja como editor y corrector de estilo. Con estas credenciales cualquiera esperará un texto bien escrito, lo cual puedo confirmar.

Otra razón por la que decidí leer este libro para recomendárselos fue porque el autor es un amante de la mitología, y eso aseguraba que este elemento no faltaría.

Sebastián Vargas

Ahora bien, ¿de qué trata la historia? En la China Imperial hay un pequeño pueblo donde un joven campesino llamado Jian se enamora de Yue, hija del herrero. Lo cual es un obstáculo, ya que ser herrero representa mayor posición social que campesino. Sé lo que piensan, viajeros: “aquí viene la típica historia de amor donde el pobre se casa con la rica”. Sin embargo, les aseguro que en cada página hay vueltas y recovecos inesperados que seguro los sorprenderán como a mí. En el imperio ha habido una rebelión y se desata una guerra que obliga a estos dos enamorados a separarse, pero ambos hacen la promesa de reencontrarse en la fiesta de los forales. Al tomar caminos diferentes, cada uno debe sortear dificultades, enfrentar enemigos; uno desde la corte imperial y el otro a bordo de un barco pirata. Mientras tanto, la imagen de su amor seguirá viva; algunas veces con más fuerza, otras parece difusa.

Para que los lectores disfruten mejor está historia, Sebastián Vargas dividió el libro como si fuera un espejo. La portada es Luna, que narra la vida de Yue, y la contraportada es Espada, que nos muestra las dificultades que pasa Jian. El elemento fantástico de esta novela son dos espejos mágicos que cada uno posee. Uno es el espejo del monje loco que refleja el verdadero ser de una persona. El otro es el espejo de Qi, en el que se ve cualquier lugar que desees. Sin embargo, el más importante para nuestros protagonistas es el viejo espejo que desde niños dividieron. Ambos llevan una mitad colgada al cuello para nunca olvidar la promesa de encontrarse.

Como les dije en un principio: la historia es muy sencilla de leer, pues el autor tiene un estilo ágil para llevarla. Pero al momento de plasmar sensaciones de los personajes o escenarios que forman cada escena, nos encontraremos con gratas sorpresas.

Es todo, devoradores de letras. Sólo una última advertencia: cometí el error de comenzar a leer la historia desde Espada, pero eso sólo hizo que Luna se volviera predecible. Por favor no cometan el mismo error; iniciando con Yue es más interesante. Si compran el libro no olviden este detalle.

Se despide su despistada amiga Ariadna Augen. ¡Hasta la próxima!

****

Ariadna López G.

Utiliza el seudónimo de Ariadna Augen. Es abogada con especialidad en propiedad intelectual, pero tiene una poderosa fascinación por la fantasía y la ciencia ficción. Es escritora de novelas de dichos géneros.

@ari_auge

 

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.