EL DIABLO SE ESCONDE EN LOS QUARKS

minificción en español

 

Miguel Lupián

 

 

Desde hace varios años, la minificción se ha ido ganando el respeto de una buena parte de la crítica literaria. Me atrevo a decir que es el género (seguido de lo fantástico) con mayor estudios teóricos en la actualidad. Por todos lados podemos encontrar revistas, congresos y editoriales especializados en el tema. Cada vez hay más autores publicados y, sobre todo, más lectores entusiastas del género.

Su brevedad y contundencia comulgan muy bien con nuestros tiempos modernos y ha visto en las plataformas sociales una gran herramienta de promoción y exploración.

Antes de continuar, valdría la pena preguntarnos si nos referimos a lo mismo cuando hablamos de minificción, microficción, minicuento o microrrelato. En “Hacia una aproximación a la micronovela en la literatura hispanoamericana actual” (Microtextualidades, revista internacional de microrrelato y minificción; 2018), Rony Vásquez Guevara señala las siguientes diferencias:

“En la minificción se distinguen tres modalidades textuales a partir de su estructura (dispositio): minicuento, microrrelato y minificción. Los minicuentos poseen una estructura clásica (cuentos convencionales de estructura tradicional), es decir, la historia se desarrolla consecutivamente a través de tres momentos: inicio, nudo y desenlace. Los microrrelatos, por su parte, poseen una disposición moderna; la estructura tradicional no resulta necesariamente consecutiva pudiéndose prescindir de algún elemento (inicio, nudo o desenlace). En las minificciones se produce la fusión de las características del minicuento y del microrrelato, pero además se percibe la constante presencia de la hibridación genérica, pues algunas minificciones pueden ser leídas bajo el membrete de otro género literario. De esta manera, se acepta que aquel rasgo híbrido o proteico de esta modalidad textual permite múltiples lecturas, a partir del pacto entre el texto y lector”.

Sin embargo, algunos investigadores como David Roas apuntan que la minificción es sólo un “subgénero”, una reinvención del cuento:

“La única diferencia que podría distinguirle del cuento es su hiperbrevedad, pero ésta, como ya dije, más que una característica, es una consecuencia estructural de los rasgos y procedimientos formales empleados, que, insisto una vez más, son los mismos que aparecen en el cuento”.

Esto es muy debatible, como lo refutó Gloria Ramírez en “Aproximación cronológica de las definiciones de la minificción y del microrrelato en Hispanoamérica y una apuesta por una teorización de su historia” (Ogigia, Revista electrónica de estudios hispánicos; 2020):

“También consideramos que la “hiperbrevedad” no es la característica que delimita al género. Pero, por otro lado, no comulgamos con la idea de que el microrrelato pertenece a una variante o a un subgénero del cuento porque la decodificación de ambas formas narrativas requiere de herramientas de lectura diferentes. Es decir, el lector sabe que ante un cuento contará con cierta unidad de acción, de tiempo y de espacio; mientras que en el microrrelato dichas unidades estarán sugeridas mas no descritas en el texto. Por tanto, se requiere no sólo de una participación activa por parte del lector, sino de una “competencia” lectora que le permita configurar un relato a partir, incluso, de un solo indicio”.

En lo personal, prefiero el término minificción. Aunque, como apunta muy bien Gloria Ramírez, “comprender las cualidades estético-genéricas que ha tenido el microrrelato y la minificción dentro de la historia literaria también permitirá identificar con mayor profundidad los principios que han hecho de este género un fascinante fenómeno literario por explorar y no caer en el círculo vicioso de analizar de manera exclusiva su nomenclatura”.

Así pues, al ser yo mismo un entusiasta y generador de estos textos, les compartiré mis más recientes lecturas del género, donde confirmé algo que siempre he pensado: lo fantástico-terrorífico es un gran aliado de la brevedad.

Primero haré un recorrido efímero por ocho títulos del novel proyecto Quarks Ediciones Digitales, “editorial digital que tiene por objetivo difundir y promover la lectura del microrrelato”, y cerraré con el espectacular El diablo se esconde en los detalles de Yurena González.

**

Semilla de sirena: antología personal de microrrelatos

Paola Tena

México

Este libro es mágico, desde perlas que se convierten en sirenas, sueños planetarios y queridos difuntos que nos visitan hasta modificaciones del destino en nuestras manos, obsesiones museográficas y semillas que hacen brotar limoneros de nuestras barrigas. Maravillosa forma de inaugurar esta colección.

*

No olvides la serpiente

Elisa de Armas

España

Erotismo y violencia en estas pequeñas serpientes confeccionadas para provocarnos heridas, aspirando a que después de cerrar el libro aún queden trazas de veneno en nuestro interior.

*

Naufragio de botellas: antología personal de minificciones

Alberto Sánchez Argüello

Nicaragua

Con su peculiar estilo, que utiliza elementos fantásticos y surrealistas para reflexionar sobre temas cotidianos y personales, Alberto expone su preocupación por la violencia de género, por el deterioro social y la fragmentación individual, con un mensaje muy claro: tenemos que salvar al mundo de nosotros mismos para no morir de vergüenza.

*

Anecdotario

Ricardo Bugarín

Argentina

Como su nombre lo sugiere, encontramos breves anécdotas cargadas de nostalgia, poesía y de un filoso humor negro.

*

Nadie piensa en los niños

Santiago Eximeno

España

Pequeños textos traviesos y terribles que corren, gritan y lloran por toda tu cabeza.

*

Incisiones

Lorena Escudero

España

Narraciones voraces e íntimas que se baten en el campo de batalla de estas páginas y que al terminarlas te llenarán de algas por su ausencia.

*

Poquedades

Alberto Hernández

Venezuela

Catálogo de pequeños textos infecciosos.

*

Está rugiendo otra vez

Patricia Nasello

Argentina

Manada de hombres-lobo que ronda las calles rugiendo, buscando mujeres que devorar y encerrar en jaulas de oro.

*

AQUÍ puedes descargar gratis todo el catálogo de Quarks Ediciones Digitales.

**

El diablo se esconde en los detalles

Yurena González Herrera

España

Supe de la autora cuando vi que charlaría con algunas escritoras de minificción. Al investigar sobre su obra, me llamó mucho la atención que escribía “micros noir”. Así que me apuré a contactarla para saber dónde podía conseguir sus libros. Amablemente me compartió El diablo… y quedé encantado. En su prosa bien cuidada y filosa incorpora, además de elementos noir, referencias a libros y películas de terror y ciencia ficción: La mano izquierda de la oscuridad, Bladerunner, Being John Malkovich, Twin Peaks, The Shining, Matrix, Lovecraft… Y juega con lo grotesco, lo gore, lo macabro y el horror de la nueva carne. «Extirpé de raíz mis deseos más primitivos: rebosaban la línea pintada alrededor de tu cuerpo en el suelo. Me hice un disfraz de persona decente con ellos, los cosí con el hilo azul de tu mirada, fría, inerte» («Sujeto desconocido»). ¡Justo los temas que me gusta explorar! Qué maravilla, qué grata coincidencia. Este libro se ha convertido instantáneamente en mi favorito de minificción oscura.

Instagram: @yurenamicrosnoir

Twitter: @EscritoraYurena

Facebook: @YurenaGonzalezPaginadeAutora

****

Miguel Antonio Lupián Soto

Ex alumno de la Universidad de Miskatonic, feligrés de la iglesia Cthulhiana y devoto de San Lemmy.

mortinatos.blogspot.mx

@mortinatos

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.