UN MONSTRUOSO REGRESO

LA CINEMATOGRAFÍA MONSTRUOSA DE UNIVERSAL STUDIOS

I

Lord Crawen

A Tisha, por 11 maravillosos años oscuros.

 

 

Encerrados en nuestros hogares, bajo nuestros instintos humanos y mentes sin ocupación, los viajes al pasado son recurrentes. Universal Studios, este año, trajo brevemente al portal de YouTube lo que podríamos llamar el primer universo cinematográfico, el cual no ha tenido el resurgimiento que debería a pesar de contar con grandes directores, guionistas y sobre todo suficiente tecnología para regresar a los llamados “monstruos” a sus dominios.

Antes que nada, debemos recordar que muchos de estos seres no fueron imaginados por un director; cada uno salió de la mente creativa de un escritor, mucho antes de que se tuviera la capacidad de captar imágenes o siquiera reproducirlas. En este breve análisis intentaré acercarlos un poco más a este universo, del cual muchos estudiosos del cine han separado en un rango de filmes del cual no estoy muy de acuerdo, ya que deja fuera algunos personajes interesantes y parte de la cultura general sobre los monstruos. Ellos volvieron brevemente y algunos pudieron verlos; otros, tendrán que rebuscar para ver sus aventuras o al menos leerlas.

*

El fantasma de la ópera (1925)

Gaston Leroux, de origen francés, publicó su novela del mismo nombre en 1910, y para 1916 la fuerza del cine alemán incursionó con una de las primeras adaptaciones de dicha novela. Algunos han podido ver el filme; sin embargo, fue con Universal Studios que tuvo la fuerza para ser recordada (por si creían que hace años no existían los remakes). Con el actor Lon Chaney, encarnando al fantasma del teatro operístico, este filme nos muestra muy brevemente la historia escrita por Leroux. Recalco el “brevemente” porque, debido a la época, los aparatos fílmicos no tenían la capacidad para hacer filmes con muchos detalles técnicos. Pese a ello, Chaney dejó una figura que a la fecha no es del todo reemplazable. A pesar de los esfuerzos de muchos otros directores, músicos, guionistas y de la tecnología, existen cantidades enormes de refritos del fantasma (algunos buenos, otros no tanto), buscando revivir al hombre que amaba la música, porque con cada nuevo refrito el fantasma dejaba de ser un ser monstruoso para convertirse en un humano con unas pequeñas deformidades bajo la máscara.

*

Drácula (1931)

Un escritor irlandés que nunca viajó a Transilvania e imaginó toda una tierra desde su escritorio, es de reconocerse. Basado en las conversaciones con Arminius Blambery y su imaginación, el cuenta-cuentos infantil Bram Stoker decidió dar un giro a sus escritos al publicar en 1897 la novela Dracula, la cual le daría fama póstuma alrededor del mundo. Nuevamente, el cine alemán levantó las manos para realizar dicho filme, pero la viuda de Stoker estuvo a punto de dejarnos sin poder visualizar el trabajo de Murnau sobre el ser de Stoker. A pesar de ello, el filme pudo verse años más tarde. Bajo el título Nosferatu fue como pudo salir a las salas de cine de todo el mundo. Pero Universal Studios se estaba poniendo creativo: el cine mudo ya no era de actualidad y, al tener presupuesto y tecnología, escogió al excéntrico actor Bela Lugosi para interpretar al conde Drácula en 1931. Nuevamente, la literatura tiene mucho más que contar sobre las aventuras del vampiro favorito del mundo, pero esta segunda adaptación dejó a Bela Lugosi como el ser primordial y emblemático de muchos filmes de serie B. A lo largo de los años, muchos han interpretado al conde Dracula, a su estirpe, a sus hijos y a uno que otro vampiro que brilla en la oscuridad… ¡Vaya cosas!

*

Frankenstein (1931)

Los estudiosos de la literatura gótica cuentan que Mary Shelley participó en un concurso junto con William Polidori y Lord Byron, sobre encerrarse en una habitación y escribir un cuento o novela de horror. El más creativo ganaría el concurso. En un principio, la novela de Shelley superó las expectativas del pequeño círculo, pero en los años 1800 el solo hecho de que una mujer tuviera la libertad de publicar un libro no era precisamente bien visto. En 1818 la novela Frankenstein o el moderno Prometeo salió a la venta y muchas personas tuvieron acceso a su lectura sin saber, en aquellos primeros años, que una mujer fue quien escribió dicha novela. Al paso del tiempo, afortunadamente se le otorgó dicho reconocimiento. Igualmente, en 1931 Universal Studios no solo hizo posible la adaptación de Dracula sino también la de Frankenstein. Tomando al actor Boris Karloff como principal modelo para la creación del doctor Frankenstein, el rodaje vio la luz de las pantallas y, sin duda, dejó atónito a más de uno. Más adelante también se le haría justicia a la “creación”, cuando Universal ideó la forma de otorgarle a dicho ser una pareja con el filme La novia de Frankestein en 1935, con Elsa Lanchester como la novia del monstruo. No olviden revisar este filme, pues también es una carta de agradecimiento a la autora.

*

La momia (1932)

Entre los años 1800 y 1900 hubo bastantes descubrimientos de sarcófagos en Egipto, conteniendo a sus ocupantes corpóreos en un proceso denominado “momificación”. Lo sorprendente de dichos descubrimientos es que muchos de los cuerpos hallados no parecían estar completamente muertos. Las leyendas entre antropólogos y la gente comenzó a construir el mito de los muertos vivientes (muchos puristas del género de horror, literario y cinematógrafo, separa a la momia del zombi; aunque parecen ser lo mismo, las momias resguardan secretos milenarios que un zombi no puede resguardar, así como una larga lista de cosas entre magia, ocultismo, libros sagrados y prohibidos que los típicos zombis no tienen). Seres que dejaban su sarcófago en busca de secretos del mundo donde despertaron o para continuar con el legado de su sangre o simplemente para recuperar sus fuerzas y volverse inmortales. Nuevamente, los Universal Studios se dieron a la tarea de darle vuelo a la imaginación, creando el filme La momia con Boris Karloff (si, también Frankenstein) como estandarte para el personaje. Este filme fue todo un éxito y su premisa ha sido utilizada para muchas otras sagas actualmente, incluso hasta para el tema zombi.

*

Concluirá…

**

Échale un tentáculo a nuestro número 39, antología de cuentos inspirados en los monstruos de la Universal.

****

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.