LAS EXTRAÑAS AVENTURAS DE SOLOMON KANE

El Conde de Betancourt

 

¿Quién no ha escuchado hablar de Conan el bárbaro o Solomon Kane? Posiblemente muchos de ustedes osen darme una respuesta afirmativa debido a la gran cantidad de adaptaciones (entre cómics, películas y videojuegos) que se han hecho de estos dos personajes (sobre todo del primero). Sin embargo, ¿qué pasaría si ahora les pregunto quién es Robert E. Howard? Posiblemente las respuestas no pasarían de ser meras divagaciones dubitativas entre la mayoría, salvo, por supuesto, de aquellos sectarios lectores que tienen como Biblia el terror más subterráneo y la fantasía más brutal. Y no es que ponga en duda el nivel de su cultura o que quiera insultarlos de algún modo: lo digo por las situaciones que a mí mismo me ha tocado vivir cuando he conversado con otras personas.

Robert E. Howard

Tal vez me consideren como un cretino purista al tenerle cierto rechazo a las adaptaciones de estos dos personajes, porque gracias a ellas se han dado a conocer (aunque también suelen relegar al olvido el medio original de donde provienen). Esto no es por mero capricho, pues tomen en cuenta que, al pasar por dicha transición, suelen omitirse pequeños detalles que dotan a la historia de aquello que solemos llamar «esencia o identidad», y que a veces pareciera que estamos disfrutando de otro producto muy distinto del que se espera. Y no lo digo solamente yo, también el prólogo del libro que estamos analizando en cuestión.

Por tal motivo, Las extrañas aventuras de Solomon Kane de la editorial Valdemar (tanto en sus ediciones de Gótica y Diógenes) ha recopilado 9 cuentos del puritano, de los cuáles 8 son canónicos a dicho universo, mientras que el noveno es considerado por muchos como la primera versión no-oficial de éstos.

 

La edición que hoy presento ante ustedes es la perteneciente (¿cómo demonios no?) a la colección Gótica. Posee las típicas medidas que pueden verse en el resto de los tomos, engalanando esta vez una portada exclusiva elaborada por Óscar Sacristán López, quien ha realizado más ilustraciones para otros libros de la línea. Al poseer un total de 286 páginas, veremos que el grosor es bastante delgado, aunque no por ello la calidad de las historias que se incluyen son ínfimas.

Al inicio tenemos el Prólogo, donde se nos dicen muchos datos vitales sobre la vida y obra de Howard, además de describirnos, a grandes rasgos, quién es Solomon Kane, haciendo especial hincapié en sus excentricidades religiosas que suelen catalogarlo como un campeón que ansía arrasar el mal encarnado que asecha a la humanidad. También se nos dice que muchas de las historias se desarrollan en poblaciones europeas al más puro estilo gótico, mientras que otras lo hacen en los terrenos ignotos de África.

Posteriormente, tenemos la primera narración, “Cráneos de las estrellas”, donde Solomon tendrá que hacerle frente a una bestia que anteriormente fue el espíritu de un ser humano al que maltrataron en exceso y cuyo odio lo metamorfoseó en un ser devorador de carne y sangre. Es uno de mis relatos favoritos y pienso que fue muy acertado el hecho de que lo incluyeran al inicio para darnos una idea más explícita de lo que es el verdadero mundo de este guerrero.

Seguidamente nuestros ojos se deleitarán con “La mano derecha de la maldición”, cuya trama se centra en la historia de un brujo con un trágico final que decidirá tomar venganza tras amputarse y embrujar su mano derecha para ello. Otra joya imperdible a mi parecer.

“Sombras rojas” es uno de los textos más largos de todo el tomo en donde Solomon, hastiado por su retorcido sentido de la justicia, se topa con una de las víctimas de un reconocido bandido francés llamado «El Lobo», hecho que lo impulsa a hacer justicia por su propia mano. Es un cuento bastante frenético, siendo la lucha entre Solomon y El Lobo demasiado brutal y donde ambos personajes bailarán en un frenesí de espadas. Este también es el primer relato donde Solomon se internará en África y donde conocerá a N´Longa: un sacerdote YuYu de una tribu en donde se adora a un extraño dios.

En “Resonar de huesos” Solomon tendrá que enfrentarse nuevamente a un criminal francés, pero ahora lo hará dentro de una taberna y bajo una desventaja bastante cruel, ya que un adversario inesperado se sumará a la acción no sin antes demostrar su alto grado de peligrosidad.

Más tarde, en “Luna de calaveras”, Solomon volverá al continente africano para rescatar a una joven que fue secuestrada y que, por asares del destino, fue a parar a una tribu de negros donde se adora a una vieja reina con tintes vampíricos. Se nos presentará al último descendiente de los moradores de la Atlántida.

Al terminar, seguiremos con “Las colinas de los muertos”, cuya trama nuevamente se enlaza con el carismático N´Longa y en donde Solomon tendrá que hacerle frente a una horda de no-muertos que aterroriza una aldea de África y cuya arma predilecta (en lugar de su fiel espada y certera pistola) será un bastón otorgado por el sacerdote Yu-Yu y cuyos orígenes se remontan a tiempos del Antiguo Testamento.

Tras encontrar a un negro parcialmente devorado y atado a un poste en “Alas de noche”, Kane se convertirá por breves momentos en el protector de una tribu que vive constantemente al asecho gracias a una milenaria raza de bestias aladas. Para mí, este es el cuento que posee la mejor lucha final, ya que la sangre y las vísceras estarán por todas partes.

En “Los pasos en el interior” Kane se molerá a espadazos y bastonazos con un grupo de esclavistas árabes y una bestia desconocida que se alzará de entre las entrañas de un mausoleo en medio de la jungla, el cual estaba sellado con símbolos hebreos del mismísimo Rey Salomón.

Y por último, aunque no menos importante, el libro cierra con la narración de “La sombra del buitre”, siendo la historia que mencioné anteriormente como aquella que sirvió como «texto piloto» para lo que sería Solomon Kane como tal. El origen inglés de nuestro héroe cambia por el de un alemán, así como el lugar y la época en la que los hechos toman lugar. Personalmente siento que fue un gran acierto el que la hayan incluido al final del libro, pues desentona un poco con el resto de los relatos, siendo igualmente el más aburrido (aunque no por ello despreciable) de todos.

En definitiva, Las extrañas aventuras de Solomon Kane es un libro el cual deben de leer si en realidad les gusta la fantasía (incluyendo ante todo la Espada y Brujería) y si además quieren conocer otros estilos no muy difundidos que a veces distan mucho de los populares que Tolkien, Rowling o George R.R. Martin suelen hacer y que en los últimos años han estado en boca de muchos. Puede que incluso, sin que se den cuenta, se conviertan en fanáticos de esta vertiente y empiecen a recitar los conjuros negros de los hombres Yu-Yu.

****

El Conde de Betancourt

En 2015 ganó un concurso de poesía religiosa que organizó una parroquia cercana a su hogar. En 2017 su cuento «En compañía de la muerte» apareció en el número 7 de la revista Vuelo de Cuervos y «Nocturna demacración» hizo lo propio el blog de la revista Fantastique para su especial de vampiros. «Rhythmus Mortis» aparecerá en la antología splatterpunk Gritos Sucios de Ediciones Vernacci. Sus reseñas las sube a YouTube.

Canal de Youtube.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.