LIJ Y FALSO FEMINISMO

Vanessa Puga

 

En los años recientes ha existido un boom de la promoción de la literatura para niños y jóvenes (LIJ). Si bien es algo que se ha trabajado en México por un aproximado de 30 años (recordemos que la colección “A la orilla del viento” del Fondo de Cultura Económica celebró su 25 aniversario el año pasado y la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil tiene su emisión 37 este mes de noviembre), en la historia de la Literatura es apenas un parpadeo.

Un tema interesante de la última década es que particularmente en la literatura juvenil (la YA, Young Adult en inglés) han surgido muchas heroínas: historias narradas por una joven de entre 15 y 17 años, protagonista de la historia y líder de la narración. Eso es bueno, significa que se están abriendo caminos para las mujeres en las letras, caminos que antes no se abrían… ¿O no?

Debo admitirlo: si bien soy una asidua lectora de este tipo de literatura, cada vez noto con mayor frecuencia un patrón. Ya he hablado antes en Penumbria del tipo de esqueleto literario que detecto en las narraciones juveniles; hay un tema más apremiante para mí en los patrones de la literatura contemporánea para jóvenes. Se trata de un falso feminismo.

¿Por qué falso feminismo? Es cierto: la protagonista es una chica, ella tiene que salvarse a sí misma normalmente, pero si se sometieran a una especie de examen de Bechdel, las ¿historias aprobarían?

El examen de Bechdel pide que haya al menos dos mujeres, que hablen entre ellas de algo que no sea un hombre. A veces se contempla que las mujeres tengan nombres propios y algún peso en la historia más allá de pareja/amante de un hombre.

Suena sencillo.

Pensemos en la literatura: sí, la mujer protagonista tiene nombre propio y se preocupa por hablar por algo más que un hombre, porque generalmente las piezas de YA que he leído son distópicas o basadas en mundos con elementos fantásticos, así que más allá de los hombres, la supervivencia es importante, pero ¿llega a ser más importante que el amor?

Aquí mi resumen rápido de algunas novelas cuya protagonista es una mujer:

SAGA DIVERGENTE

En un mundo post-apocalíptico, los humanos que quedan están divididos en facciones. Hay 5 y los chicos, llegados a cierta edad, deben pasar una prueba para saber a cuál pertenecerán. Si acaban en una facción que no es en la que nacieron, ya no podrán contactar a su familia. Así es el sistema y se debe preservar para que la humanidad prospere. En este mundo, Beatrice (o Tris como se hará llamar más adelante) se da cuenta de que no encaja en ninguna facción o, más bien, encaja en todas. Es divergente. Y debe ocultarlo porque eso la puede poner en riesgo. Se vuelve una aventura de supervivencia, primero para lograr encajar en la facción que escoge, Osadía, y después para evitar que los de la facción Erudición descubran que es Divergente y la maten. En el proceso, Tris conoce a (y se enamora de) Cuatro, un chico que también es Divergente.

SAGA CREPÚSCULO

Cualquier feminista en su sano juicio me aventaría a una hoguera por hablar de esta saga, pero ténganme paciencia. Humana conoce a vampiro y se enamora de él. El mejor amigo de la humana resulta ser un hombre lobo, que quiere alejarla de los vampiros porque son peligrosos (en este mundo, los hombres lobo pueden controlar sus impulsos salvajes, así que son la opción de monstruo segura para tener de pareja, al parecer). La humana, Bella Swan, es necia y está perdidamente enamorada de Edward, así que hará todo lo posible por estar con él, aunque signifique convertirse en vampiro.

SAGA SUSURROS

Alyssa escucha que las plantas y los insectos le hablan. Pareciera que se está volviendo loca, cosa que no suena improbable ya que su madre está internada en un psiquiátrico. Sin embargo, Aly está emparentada con Alicia, la de Lewis Carroll, y el Mundo de las Maravillas la está llamando. Sólo que ese mundo no se parece para nada al que conocemos en la novela de Carroll: es un mundo oscuro y peligroso. Aly se va tras su amigo imaginario de la infancia, Morfeo, para tratar de entender de dónde viene ella, y a qué lugar pertenece.

SAGA WINTERKILL

En un pasado alternativo, Emmeline y su colonia están en la zona de lo que hoy en día es Canadá, pero sin haber ocupado todo el territorio. De hecho, Emmeline se va con unos nativos de la zona porque no siente que encaje en su colonia. Se da cuenta de que ella es una Soñadora, lo mismo que Matisa, una chica nativa que le empieza a explicar el significado de las premoniciones en sueños. Emmeline y sus nuevos amigos se tienen que enfrentar a una terrible enfermedad, el Desangre, y a un grupo de colonos que quieren conquistar estas nuevas tierras.

MAGONIA

Aza Ray está muriendo. No puede respirar y ningún médico sabe por qué. A sus 16 años, pasa lo que todo mundo espera: sus pulmones colapsan y muere. Sólo que no muere, es trasladada a otro mundo, por encima de nosotros, a Magonia. Aza Ray descubre que en realidad pertenece a otra raza y ahí arriba se siente como pez en el agua: está en su ambiente. Pero algo no cuadra. Su mejor amigo la está buscando por toda la tierra (y los cielos, de ser necesario). El chico que le gusta tiene algo extraño y su madre biológica podría no ser tan buena persona en realidad.

SAGA DIOSES DE TINTA

Katie se queda huérfana. En lo que pueden arreglar los papeles para que viva con sus abuelos, es mandada con su tía a Japón, donde entra a un instituto japonés para empaparse de la cultura. Ahí conoce a Tomohiro, un chico taciturno que parece ocultar un secreto. Si bien Katie sabe que él es peligroso, no puede evitar sentirse atraída por él…

 

SAGA LOS JUEGOS DEL HAMBRE

La conocida saga donde los niños matan a niños (comparada con Battle Royale de Koshun Takami) es protagonizada por Katniss Everdeen, una hábil arquera que en el mundo distópico que habita sólo busca sobrevivir y, ante todo, cuidar a su familia. Es por ello que cuando su hermana menor es llamada como tributo para los Juegos del Hambre, ella se ofrece para evitar que Prim muera. Dentro debe competir contra Peeta Malik, quien alguna vez mostró empatía con ella… ¿Fingir ser su pareja es un acto de engaño o de supervivencia? El carácter áspero de Katniss la hace la perfecta participante para poder sobrevivir… y volverse el blanco del odio del Capitolio.

LA TERCERA GEMELA

Ava y Alexa (o Lexi) son gemelas. Cuando eran niñas, tenían un juego: todo lo malo que ellas hicieran, en realidad era culpa de Alicia, la hermana que se inventaron. Ahora que son adolescentes, utilizan a Alicia para salir con chicos que no considerarían como pareja formal. Ava ama el juego, Lexi (la narradora) no tanto. Cuando uno de los chicos que ha salido con Alicia aparece muerto, las cosas se complican. ¿Ava se ha convertido en una asesina serial?

Esos fueron los resúmenes rápidos. Ahora hagamos el análisis de lo que tienen estas historias en común:

  • Son protagonizadas por mujeres, de no más de 17 años.

  • En general, la protagonista se siente “fuera de lugar” ya sea porque físicamente no encaja (Aza Ray y su enfermedad, Emmeline tiene una cojera y además no siente que su colonia sea verdaderamente su hogar) o porque psicológicamente no es su sitio (Tris es divergente, Bella no se halla en la pequeña ciudad de Washington a donde va a vivir con su padre, Katie no entiende la cultura japonesa, Aly cree que está enloqueciendo, Lexi ve truncado su plan de vida).

  • Las protagonistas hacen un sacrificio en nombre de alguien más (Katniss se ofrece como tributo, Lexi sigue jugando a ser Alicia para evitar que la policía sospeche de Ava, Bella se va a vivir con su papá para que su mamá pueda viajar con su nuevo marido…).

  • Se encuentran, casi todas ellas, en un triángulo amoroso (Bella está entre Edward y Jacob, Katniss debe elegir entre Peeta y Gale, Aly debe elegir entre Morfeo y Jeb…).

Y cuando entramos en el tema del amor es cuando se cae todo el feminismo de estas historias.

Las chicas que parecen fuertes en un inicio, dejan de lado su fuerza para apoyarse en un hombre y sus decisiones se basan en lo que un chico puede o no pensar de ellas. Cuando están atrapadas en un triángulo amoroso, este tema escala de forma terrible. Ahí es cuando tambalea la premisa de feminismo de estas historias. ¿Por qué el valor de las chicas depende de que al final se queden con el muchacho? ¿Por qué no pueden estar ellas solas?

Retomando la idea de la prueba de Bechdel, ¿cuántos diálogos entre personajes femeninos hay en estas historias? Sí, llega a haber otras chicas más allá de las protagonistas, pero en muchos casos no llegan a ser ni siquiera un papel secundario. Veamos:

Bella habla con las hermanas de Edward, pero la mayor parte de los diálogos importantes son entre Bella y Edward o Bella y Jacob (y normalmente son relacionados al tema de si debe o no andar con un vampiro). Poco a poco se establece una buena relación entre Bella y Alice, hermana de Edward, pero hablan sobre el futuro de la relación entre Bella y Edward.

Katniss tiene enemigos, más que amigos, al ser un tema de supervivencia. Effie, la presentadora que se encarga de prepararlos para los Juegos del Hambre, es banal y piensa en cómo hacer más atractiva a Katniss. De los concursantes, no hay a quien irle. Si acaso Rue es el personaje femenino con quien Katniss se acerca a un tema de complicidad. Igual que con Crepúsculo, los personajes femeninos no tienen tanto peso como los masculinos: Haymitch es el mentor, Cinna (el estilista) se vuelve un cómplice, Gale y Peeta pelean por el amor de Katniss y las mujeres se van diluyendo, pues incluso los contrincantes más fuertes son hombres… Hasta que llegamos al plot twist hacia el final de la saga, pero ¿cuánto debemos esperar dentro de la misma para llegar a ver a otro personaje femenino fuerte?

Katie sólo intercambia algunas palabras con su tía, que parece la figura materna ausente y apenas habla con sus compañeras, en parte por ser la extranjera en una cultura totalmente distinta a la suya, en parte porque Tomohiro llama su atención. Y Tomohiro implica que ella se aleje de los demás, de cierta forma la aísla del resto de sus compañeros. No hay otro personaje femenino que destaque. Los villanos son hombres en general.  Las chicas que añaden a la historia sirven como obstáculo (generación de celos) y en este momento no puedo nombrar una charla entre Katie y una mujer más que no sea su tía.

Aly es reticente a hablar con otras mujeres (o personajes femeninos) en la trama: al inicio la que fue una buena amiga de ella, la bulea. Su mamá está internada en un psiquiátrico, así que no pueden hablar mucho. Entre los personajes femeninos que aparecen están unas criaturas parecidas a las arañas (que tratan de matarla) y la Reina Roja (que es la antagonista principal). Los apoyos de Aly son los hombres: Jeb y, de una forma muy retorcida, Morfeo. Ésa es otra cosa que puede ser reprobable desde el punto de vista feminista: Morfeo ama a Aly de una forma muy enferma. Le pone pruebas, la hace sufrir, es berrinchudo y se desquita con ella cuando no actúa como él quiere. ¿Es algo a lo que una chica deba aspirar? No me convence el que sea una criatura mágica como justificación para su comportamiento.

No voy a extenderme mucho más. El tema de que sea un falso feminismo viene del reflejo de ciertas actitudes que las chick flicks y, en general, la cultura de la idealización del amor nos ha hecho ver como algo normal: una chica debe cambiar su forma de ser para merecer el afecto de un hombre. Y si el hombre ama a la chica, está en su derecho de demostrarlo de las formas más extrañas posibles, como obligarlas a casarse, pedirles que les recuerden qué es real y qué no, acceder a relaciones polígamas ante la idea de que van a vivir muchos años y eso da oportunidad de vivir historias de amor con dos hombres a la vez…

Entonces, ¿está mal el boom que hay actualmente de literatura juvenil? No. Lo que está mal es el acercamiento. Es momento de exigir historias donde no sólo la protagonista sea mujer, sino que se apoye en otras chicas. Ya es buen momento para cambiar el paradigma de las chicas malas que le hacen la vida imposible a la que es diferente a ellas, o de la amiga que es un mueble o accesorio (Ava trata a Maya, su amiga de la escuela, como su minion más que como su amiga). Es buen momento para hablar de mujeres que son fuertes, sin despreciar a otras mujeres. Y sin ser como el Mago de Oz, que se oculta tras bambalinas (como es el caso de Hermoine Granger en la saga de Harry Potter, donde ella es personaje secundario, pero siempre salva la situación). Dejemos de reducir grandes historias a #TeamX o #TeamZ.

Podemos acercarnos a historias escritas por otras mujeres que buscan darle un poco más de preocupaciones a sus protagonistas que quedarse con el amor de su vida. Dos sugerencias:

  • Ojos llenos de sombra de Raquel Castro

  • La chica de tinta y estrellas de Kiran Millwood Hargrave  (traducida por Ático de los Libros).

Sí, he ido notando una leve evolución, pero lo que más abunda es este falso feminismo, donde al final todos los logros de las chicas se opacan al volverse lo más importante si se quedan o no con un chico; amén de darle todo el peso a una sola mujer y no incluir más amigas en la trama. Seguro hay más historias que salen del esqueleto básico que ya he comentado antes con ustedes. Hay muchos libros allá afuera.

Conforme me encuentre más historias que se vayan alejando del modelo “tradicional” al que nos está acostumbrando la literatura juvenil actual, se las iré compartiendo. ¿Qué historias me recomiendan?

**

Te invito este domingo 19 de noviembre a la FILIJ, donde presentaré, junto a Vikinga Lectora y G, La tercera gemela:

***

AQUÍ puedes ver nuestro canal de videoreseñas.

****

Vanessa Puga

También responde al nombre de Nerea o al apelativo de bruja. Dicen que nació en la Ciudad de México, pero ella sospecha que la inventaron las novelas de fantasía y aventura y la aventaron en un mundo que no le corresponde. Tiene un serio crush con lo creepy. Ávida lectora y escritora —de preferencia a mano, con letra cursiva y tintas de colores—, es imán de geeks aunque no entienda todos los fandoms. Hornea panqués cuando está excesivamente estresada.

Facebook 

Twitter: @Nereavpv

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.