VOCES DEL CINE ESPAÑOL

Lord Crawen

El viejo continente no es ajeno al tratamiento de los filmes de terror, pero España fue un país donde al principio no se tomaba en cuenta producciones de este corte. Hollywood, sin duda, ha sido la casa productora por excelencia de dichas películas pasando del suspenso hasta lo sobrenatural. Acostumbrados a ello, muchos de los que amamos el cine elegimos varios de estos trabajos gracias a las recomendaciones de críticos o amigos. Si bien dichas producciones no cuentan todavía con reconocimientos por parte de la Academia de Hollywood (y últimamente no los necesitan), son producciones que llenan las salas de cine y nos mantienen al filo de la butaca o nuestros asientos en casa. La atmósfera oscura, las imágenes que directores y actores transmiten, incluyendo los efectos de la producción, han hecho manjares a nuestras vistas por años. Hasta las películas sin una trama específica o con malos efectos tienden a volverse filmes de culto.

Al hablar de España en estas temáticas resalta el nombre de Álex de la Iglesia, director que puso en el mapa de lo tétrico a este país con su producción El día de la bestia, la cual no es básicamente un filme de terror, pero guarda un oscuro tinte sobre el nacimiento del anticristo. A partir de ahí, España se ha convertido en un país que desarrolla este tipo de películas más a menudo, y muchas de ellas de gran calidad.

Como a todos, las fórmulas que suelen funcionar se vuelven sagas, trilogías, precuelas, secuelas o refritos (también llamados remakes), siendo muy pocas veces exitosas dichas ideas.

Como en la literatura, el cine tiene una problemática: ya todo ha sido escrito y todo ha sido filmado. Por ello, el esfuerzo de los futuros directores para asombrar a las audiencias se vuelve un enorme reto.

Ángel Gómez Hernández es un joven director de tan solo 32 años quien se ha dedicado a realizar filmes de terror desde su ópera prima hasta su último trabajo titulado Voces.

Este año ha sido una rotunda pérdida para la industria cinematográfica en todas las casas productoras. Y en un país como España, donde los fondos para realizar cine en cierta forma vienen de fideicomisos, se ha visto menguado el ingreso monetario para nuevos proyectos. Pero el señor Gómez Hernández apostó por su filme y no queda a deber.

La reseña para presentar el filme tal vez no los invite a presionar el botón de reproducción y comenzar a verlo, pero les haré cambiar de opinión.

Una piscina en forma de riñón, con agua sucia y restos de ramas, nos recibe en el primer corte de la película. La cámara gira y va descendiendo la toma. Un punto rojo asoma de la piscina, lo cual nos recuerda a tantos filmes donde dicho color es un ardid para los protagonistas.

La premisa es bastante simple: una familia en un nuevo hogar que remodelan, el hijo que escucha voces provenientes de otras dimensiones, comienza el hito paranormal, los investigadores expertos aparecen y…

Lo que acaban de leer puede confundirse con filmes como The Others, Para entrar a vivir y The Conjuring, por mencionar algunos.

Gómez Hernández realiza vueltas de tuerca durante todo el filme, para mantenernos en vilo conforme avanza la película. Ninguna toma es forzada, todo tiene un porqué. Los eventos paranormales van más allá del famoso jump scare que los filmes actuales de muchos directores (y del señor James Wan, los cuales cada día son más predecibles) son explotados y predecibles. El director, junto al equipo de producción, guionistas y creadores de efectos especiales, nos entregan un filme nada complejo, digerible y con los sustos necesarios.

Podrá darles pesadillas a los más sensibles con estos contenidos; a los recurrentes, una buena experiencia; y a los amantes y conocedores, un filme para darlo a conocer a nuevos gremios de terror.

Me quedo con la grata experiencia transmitida por el director, agradeciendo siempre que las nuevas generaciones de directores se atrevan a darle vuelcos a los ya gastados guiones hollywoodenses, sin dejar de lado el tremendo final con que la cinta concluye.

Antes de reproducir el contenido, pueden darse una vuelta por su servicio de streaming preferido para buscar sustos de otros contenidos y tal vez uno extra salte a sus ojos y les arrebate el sueño.

Excelentes pesadillas a todos.

**

Voces está en Netflix.

****

 

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.