VOLVER AL HORROR DEL FUTURO: LOS 80

Análisis del documental In Search of Darkness de David Weiner

 

Lord Crawen

 

Todos dicen: hagamos una película de terror, es un género que NUNCA MUERE.

George A. Romero

 

 

Volvamos en el tiempo. 31 de octubre de 1994. Víspera de Halloween. La comunidad está lista para esa noche salir a pedir dulces. Tengo tan solo 8 años de edad humanos y, junto al resto de los niños, salgo de clases con mi disfraz de vampiro, el cual no pienso retirarme hasta que esté hecho jirones. Al llegar a casa, en la televisión se anuncia la cartelera de filmes de terror, que incluye a la masa de asesinos seriales de todo tipo en los años ochenta. Pero mis padres tienen un mejor plan. Acudimos más tarde a un videoclub y, mientras ellos buscan un filme romántico o para niños, me escabullo entre los anaqueles para observar las portadas de los filmes “prohibidos”. Aquella zona oscura deleita mis ojos con el arte de todos los filmes de horror creados, buenos o malos, por un sinfín de directores y actores, con horrores de lo simple a lo burdo. Algunos más ocultos que otros, se presentan para el espectador como una manera de iniciar un juego mágico de terrores. El hombre se siente atraído por lo que desconoce, le teme pero a la vez lo ama.

Esa tarde muchos acuden por todos esos filmes, se agotan pronto. Resta solo uno, que llevo entre mis manos. Dejo el videocasete sobre el aparador, el dependiente me observa algo extrañado y mis padres dicen: “No esta vez”. Me conformaré entonces con pedir dulces y ver La historia sin fin, dicen que es una película mágica. El videocasete se queda sobre el aparador, pero nunca olvidaré lo que despertó en mí la portada de un hombre con alfileres en el rostro, sosteniendo un cubo dorado entre sus manos.

Y es ahí, en esa primera impresión, donde el horror se cuela en nuestra sangre y nos transporta, año tras año, a consumir todo tipo de películas que tengan temáticas de horror en sus vertientes.

Acompáñenme en este viaje, “hay muchas atracciones que mostrarles”. “Sin lágrimas, por favor”.

In Search of Darkness (2019), del director David Weiner, nos presenta una gama de los filmes favoritos de personajes conocidos, en su gran mayoría por nosotros, los fanáticos del terror. Empecemos por la era ochentera y luego les haré una lista de los filmes mencionados que, valga la redundancia, todavía hay ocultos entre los anaqueles y videocasetes.

Los 80. La era de los avances

Tras los claros éxitos en años anteriores de los filmes de Universal Studios, la mente de Alfred Hitchcock y producciones enormes como El exorcista y Salem’s Lot habían dejado una herencia al horror muy alta, que las casas productoras de cine y “la academia” no terminaban por darle el visto bueno para etiquetarla como un género rentable.

Si bien los ochenta tuvieron una gama impresionante de filmes de terror, muchos no fueron comercializados para las salas de cine. MTV, héroes de cabello, la constante batalla política y la liberación sexual fueron temáticas muy abordadas por el cine de terror, rompiendo los cliché de los típicos filmes en el mercado.

Por lo anterior, la enorme demanda por estos filmes, así como de directores independientes con cámaras caseras y de jóvenes de universidades que tenían creatividad para los efectos especiales con la oportunidad de colocar estos filmes en centros de video en formato BETA o VHS, aumentó para los futuros proyectos de terror. Las cadenas de televisión apostaron por estos filmes, y cuando inició la tv por cable recorrieron por todas las señales los horrores más profundos del ser humano.

El cine tenía demasiada competencia. Así que los filmes 3-D se extendieron al horror, situación que actualmente sigue siendo escasa y de muy poca profundidad para los amantes de los efectos especiales.

Las portadas de las películas de terror se convirtieron en un artículo de consumo, fuese impresa en cajas de VHS, BETA o como afiche para las salas de cine. Los efectos especiales no eran por computadora: el bajo presupuesto incluía animatrónicos, trajes enormes y pesados y miles de litros de sangre artificial por todas partes. Nadie podía superar al siguiente monstruo en pantalla. Sin duda, fue un gran aporte para el género.

Directores iban y venían, efectos especiales en pantalla, un horror mayor que el otro. Pero el elemento más importante de un filme de terror es la banda sonora detrás de las escenas. Muchos de los grandes directores de bandas sonoras de otros filmes insertaron sonidos reconocibles en estos filmes, que a la fecha al escucharlos nuestras mentes saben el portentoso terror que está por llegar. Si no, pregunten al chirrido de violín en Psicosis.

Tuvimos villanos del horror, monstruos que se volvieron íconos de generaciones, seres humanos que terminaron por volverse el enemigo a vencer y, sobre todo, el estandarte más importante del cine: la reina del grito, la chica al final del filme que termina salvando el día. Conocidas como “The Scream Queens”, el papel de la mujer en el filme de terror fue sumamente importante en el ámbito de ser la heroína final de la historia o a vencer. Aunque también mucho se habló de los extensos desnudos que traspasaron los filmes de terror, dándoles la clasificación de adultos. A pesar de la controversia, muchas de las implicadas indicaron que todo se hizo de forma muy profesional.

Y qué decirles sobre la larga lista de directores detrás del filme, músicos, productores, actores, ingenieros de sonido y efectos especiales. Esta década fomentó el filme de horror como un culto, una fanaticada que sigue creciendo y busca fervientemente un nuevo horror para continuar con su vida “normal”.

A continuación les dejo una lista de los filmes por año que menciona el documental, con una clasificación de mi parte. A ustedes les toca buscar las sinopsis, pósters y tráilers en el vasto universo que ahora es el internet o en su servicio de streaming favorito. Adéntrense sin temor a este universo.

**

*

*

*

*

*

*

*

*

*

**

Evidentemente, esta lista no incluye todos los filmes de los 80. Ustedes tendrán que construir su propia máquina del tiempo y viajar a través de cintas magnéticas para hallar el resto y la inspiración o pesadillas mejor creadas que las realizadas por los genios a los que Hollywood les sigue negando su acceso a los premios importantes.

Pero eso no importa: mientras los fans tengamos el poder, el horror seguirá siendo un género indestructible, pues nuestros peores temores están lo suficientemente cerca de nosotros.

Para muestra, lo reto a que abra internet: se sentirá observado por miles de compañías con su información personal a la mano y una entidad virtual fantasmagótica aparecerá gracias a unos lentes tridimensionales… Oh si, escribiremos sobre ellos muy pronto.

Por ahora debo viajar nuevamente a mis tiempos, en donde una terrible pandemia aqueja a la humanidad otra vez y debo hallar más horrores sobrenaturales para compartir con ustedes. Los veré en el futuro.

***

****

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.