PROYECTOS QUE DAN SUSTOS

reseña a The Monster Project

Lord Crawen

Si hay un deseo que muchos de los amantes del horror quisiéramos cumplir, es el de poder conversar con algún críptido o ser de otra dimensión (aunque no sea en la misma lengua); encontrar de alguna manera la posibilidad de entablar dicha entrevista sobre qué se siente ser diferente.

La necesidad del ser humano de conocer de dónde viene y a dónde va interrumpe el proceso al avanzar el tiempo, conforme conoce a estos seres que desafían totalmente las líneas de lo normal y comprendido por nuestras mentes.

Si tuvieran la oportunidad de realizar dicha temática y poder documentarla en video, ¿lo harían?

The Monster Project es un filme de 2017 dirigido por Victor Mathieu en el formato de cámara en mano o falso documental (que ha tenido un uso constante en los últimos años, desde que funcionara con The Blair Witch Project y que se volviera sumamente monótono con la saga de Paranormal Activity).

Otro de los elementos importantes que tienen este tipo de filmes es que le recalcan a la audiencia que “este filme está basado en hechos reales”, situación que, cuando los investigadores se dan a la tarea de investigar, se llevan la sorpresa de que las pesadillas fueron creadas por un equipo de trabajo y el sueño se desvanece.

En este filme algunos elementos del falso documental se retoman, pero son llevados a una temática poco utilizada por el cine de terror actual.

El filme inicia con una grabación que un joven realiza mientras está en su hogar, cuando en el tejado de su casa comienza a escuchar ruidos. Al salir a investigar, encuentra que sobre su hogar está un hombre lobo que lo acecha.

Sin embargo, el susto se desvanece por completo cuando el hombre tras el traje es Devon, un director de contenido de terror para una red social, quien gusta de utilizar estos videos para atraer audiencia en todo el mundo y que ahora tiene una idea que podría llevar su canal a otro nivel: convocar a verdaderos críptidos para una entrevista.

Junto a su amigo Jammal, una ex novia llamada Murielle y un joven que está en rehabilitación por drogas llamado Brian, comienza el rodaje de este falso documental en una vieja casa en la cual se han hecho rituales demoníacos a lo largo de su existencia.

Nuestros protagonistas tendrán que buscar a los entrevistados, que llegan prontamente para enviar a Devon su petición (no sin antes pedirle favores para acceder a dicha entrevista).

El primero en contactar al equipo es un skinwalker (cambia-pieles, para los amigos hispanos). Este críptido puede referirse a un hombre lobo, sin embargo este ser no solamente cambia de piel durante la luna llena sino que también puede hacerlo a voluntad, perdiendo el control por completo de su mente al transformarse. Se tienen avistamientos del susodicho ser en varias partes del mundo, aunque en Estados Unidos hay un rancho que lleva este nombre, debido a los sucesos ocurridos en este sitio desde tiempo atrás.

El segundo personaje que contacta al equipo es una vampira, la cual no duda en solicitar a cambio de la entrevista un poco de sangre. Al acceder a dicha petición, la vampira también se presenta como un ser distinto a los mitos vampíricos, ya que puede deambular de día y comer cualquier otro alimento, aunque la sangre es inherente a su solicitud corporal. A pesar de que las estacas y crucifijos le provocan cierto temor, deja de importarle por su trabajo, el cual es ser una excelente tatuadora nocturna. Cuando un vampiro prueba la sangre, difícilmente dejará el lugar de donde se la ofrecieron y a la persona que la ofreció.

Finalmente (y si podemos ponerla en un apartado más peligroso) aparece en la puerta del equipo una grabación en CD de una chica poseída por un demonio, quien no duda en asustar al equipo con su poder sobrenatural. Ella es la que pondrá en entredicho todas las creencias del equipo de trabajo sobre los seres sobrenaturales.

Al iniciar la entrevista, las situaciones al parecer se encuentran bajo control, hasta que la necesidad del monstruo debe ser satisfecha por el poder de la luna llena. 

Nuestros protagonistas deberán ponerse a resguardo en una casa que no conocen, bajo la luz de la luna llena y de un peligro que al final del documental los dejará con ganas de más.

Si bien el filme ha llegado a mis manos mucho tiempo después, rescata muchos elementos del terror que se han olvidado a lo largo del tiempo y que funcionan para los eternos espectadores del género y para quienes buscan asustarse y saltar de sus asientos por momentos.

Y el final es tan solo una prueba de cómo estos falsos documentales, si son bien escritos y explotados, pueden ofrecer una historia coherente y con bastante temor para antes de que concilien su sueño…

Una vez apagado el televisor, tendrás dudas sobre lo que has visto y posiblemente fuera de tu habitación, al abrir la puerta, un críptido esperará para saltar de la oscuridad, saciando sus necesidades físicas.

Si sobrevives a dicho ataque, hay muchos filmes que debes revisitar sobre falsos documentales que te esperan en tu servicio de streaming favorito, el videoclub (que aún existen) o la infinita red de internet. Posiblemente exista alguno que llame tu atención y, ¿quién sabe?, tal vez te animes a crear alguno. No temas realizarlo, puede que tengas éxito y sobrevivas a ellos.

****

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.