EDWARD GOREY

(1925-2000)

Morwenna

 

Al hablar de personalidades interesantes en el mundo de la ilustración, sin duda alguien a destacarse sería Edward Gorey. Si has visto alguna película de Tim Burton seguramente reconocerías su estilo aún sin haber visto alguna de sus obras, ya que Gorey influenció enormemente en su trabajo (al punto de ser casi una calca).

Edward Gorey

Edward era una persona introvertida, su hogar era el mundo en donde habitaba con varios felinos como compañía, la lectura y su vocación por el dibujo ocupaban gran parte de sus días. Por ello, su obra es en extremo extensa, llegando a ilustrar hasta sesenta libros entre escritos propios y ajenos.

La técnica de Gorey era predominantemente la tinta, el mismo carácter monocromático de sus dibujos les confería de por sí una sensación oscura a la pléyade de sus personajes, que contradictoriamente eran en su mayoría infantes. Esta combinación de pequeños tiernos en circunstancias extrañas alcanzaría la máxima expresión en su libro Pequeños macabros (The Gashlycrumb Tinies) de 1963, en donde se retratan chiquillos por cada una de las letras del abecedario, ilustrando las situaciones de sus correspondientes decesos con retorcido y negro sentido del humor redactado en forma de rima.

Sus composiciones nos muestran ambientes y personajes victorianos, siendo la estética de su predilección para narrar cuentos como “El visitante dudoso” (The Doubtful Guest), “El murciélago dorado” (The Golden bat) y “La niña desdichada”( The Hapless Child), entre otros muchos cuentos que podemos encontrar en las recopilaciones Amphigorey, Amphigorey Too, Amphigorey Also y Amphigorey Again.

A pesar de que su formación académica en el ámbito artístico fue a decir simbólica, su gusto por el arte del dibujo y la narrativa gráfica lo convirtió en autodidacta de la tinta, que logró dominar creando exquisitas texturas en achurado, así como sacando provecho del alto contraste que le ofrecía la tonalidad azabache sobre el papel blanco y que nos recuerda un poco al dominio técnico de los grabados de Gustav Doré.

Prolífico escritor e inagotable ilustrador, su obra nos motiva para continuar cultivándonos y sacar lo mejor de nosotros mismos como artistas. Gorey es la prueba palpable de que se puede llegar a resultados enormemente satisfactorios de manera autodidacta. En nuestro caso, ya no tenemos que esperar a que alguien nos publique: con la tecnología a favor podemos optar por la autopublicación en redes sociales. Una buena oportunidad para ello son las listas de retos de dibujo durante el mes de octubre, que van desde el famoso Inktober con temáticas diversas hasta los listados más underground, localizables con títulos como Witchtober, Dralloween, Monstober, entre otros.

Te invito a que le eches un vistazo a la obra de Edward y descubras por qué es un gran referente a la hora de mencionar ilustración macabra contemporánea y te dejes infundir por la semilla del arte spooky. Si eres dibujante o ilustrador, etiquétanos con #PenumbriaShow en tus ilustraciones dentro de Instagram para compartirlas con la comunidad artística de Penumbria. No importa si lo haces profesionalmente o por hobby, estaremos encantados de ver tu talento.

****

Morwenna

Originaria de la Ciudad de México.

Diseñadora de la comunicación gráfica de profesión, diplomada en apreciación de la pintura, ilustradora autodidacta ocasional.

Fan del surrealismo pop y la estética manga.

Vampira de la generación X.

Le gustan los gatitos.

IG: @morwenna.arte

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.