MUJERES EN EL REFRIGERADOR

Vivi Page

 

Utilizar a un personaje femenino para darle desarrollo a uno masculino —que casi siempre es el protagonista heroico o el antagonista, cuyos poderes no consisten en sus atributos eróticos— es un recurso bastante utilizado. La cantidad de historias en las que la mujer, aun siendo la heroína, es derrotada es mucho mayor a diferencia de los hombres, quienes caen sólo para volverse más fuertes.

*

Gail Simone

*

Gail Simone, guionista de cómics, propuso el término “mujeres en el refrigerador“ en 1994, luego del número 54 de Linterna verde en el cual Kyle Rayner encuentra a su novia Alexandra DeWitt descuartizada en el refrigerador. La escritora destacó los múltiples casos de historietas con este recurso: el villano asesina a la mujer para que el superhéroe desarrolle su trama. Ejemplos hay muchos y se pueden encontrar listas exactas en el análisis de ella y de otros autores.

*

*

Esta es la forma más violenta de utilizar a la mujer como mero objeto secundario. Si bien cabe destacar que omitir la muerte en una obra de ficción es llegar a la censura, es notable la violencia con la que se trata estos temas. Ellas son ultrajadas y/o asesinadas. No utilizan a cualquier miembro de la familia, a una mascota o al protagonista mismo. Y cuando así es el caso, la víctima suele tener más arco argumental. Ya he mencionado esta estrategia para empoderar a la mujer (“Rape & Revenge” o “Encontrando un cuerpo”) e incluso algunos cuestionan este método. Sin embargo, en estos casos no hay ningún intento de darle protagonismo a ellas. No tienen más opción que morir, de lo contrario no hubieran sido creadas.

No obstante, los superhéroes no son los únicos que encuentran a una mujer en la nevera. Este es un tropo repetido en diversos géneros sin importar la época.

En la película El cuervo (Proyas, 1994) Eric Draven, el personaje principal, regresa de la muerte para vengarse de quien lo atacó dejándolo sin vida a él y a su novia. Él es el vengador, no ella.

*

*

De igual manera, en la película Bram Stoker’s Dracula (Coppola, 1992) el conde renuncia a lo divino para aceptar los poderes oscuros tras el suicidio de su esposa. Por cierto, ella no tenía otra razón de vivir, pues comete el acto al pensar que él había muerto en la guerra.

*

*

Y, como ya lo he recalcado antes, el tema favorito de Edgar Allan Poe es la muerte de una mujer que casi siempre lleva a la perdición a un hombre o que, como en “Los crímenes de la calle Morgue”, el violento asesinato de las féminas desarrolla a uno de los detectives más importantes de la literatura: Auguste Dupin.

*

*

Este es un tema que se ha popularizado últimamente. No obstante, hay otras maneras menos violentas de poner a la mujer atrás de un hombre. Están ahí como un simple interés amoroso o sexual, como víctimas pasivas, como tontas y sensuales. Pero poco a poco se ha dado el protagonismo y la fuerza que ya era hora que tuvieran. Esa transición será tema para otro mes.

Alfred Hitchcock, por ejemplo, mata a su protagonista femenina a mitad de la película Psicosis (1960) —alejándose de la historia del libro, pues en éste la hermana de la víctima es un personaje importante— para darle protagonismo a Norman. Sin embargo, la escena de Marion Crane asesinada en la bañera es la que inmortalizó la cinta. Sin saberlo, Hitchcock fue de los primeros en incluir a las “scream queens”, esas bellas mujeres que seguirían construyendo el camino para dejar de ser objetos y convertirse en sujetos fuertes e inteligentes.

*

****

Vivi Page

Nací en la ciudad de Puebla, el 2 de diciembre de 1997. A muy temprana edad me enamoré de las palabras y desde entonces hasta ahora he intentado conquistarlas.

Estudié un año lingüística y literatura. Sin embargo, por azares del destino, dejé la carrera, pero no las letras. Mis relatos van desde lo erótico hasta lo escabroso, publicados en algunas revistas digitales.

Y este es solo el comienzo.

FB

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.