BASKETFUL OF HEADS

cabezas parlantes

 

Amaranta Castro

 

En 2019 de la mano de DC se publicó la serie editorial Hill Comics, la cual tiene por cometido lanzar títulos especializados en el género del terror. El nombre de la línea viene del escritor y fundador de la misma, Joe Hill. El primer número de la serie, Basketful of Heads, es escrita por el mismo Hill, quien además de las novelas de horror que ha escrito (El traje del muerto, NOS4A2), tiene uno de los cómics de terror mejor aceptados en la actualidad, Locke & Key, recientemente adaptada a serie en Netflix.

En Basketful of Heads encontramos la historia de June Branch, una joven que visita a su novio Liam, debido a que ese es el último día de su entrenamiento de policía realizado en el verano en la isla Brody. Un lugar que parecerá alejado de todo contacto con el mundo exterior, más aún si se considera que la historia transcurre en 1983. Con todos los ingredientes de una película de terror de época (un lugar solitario, un pueblo hermético, un último día de verano que acaba con una fuerte lluvia que deja sin luz a toda la isla y un grupo de criminales que se fugaron durante los trabajos comunitarios), permite adentrarnos en la trama del cómic de una manera interesante.

Los planes de June y Liam se ven interrumpidos por el escape de los reclusos, por lo que el jefe de la policía del lugar y el alcalde le piden a Liam ir a la casa del primero y vigilar hasta que los policías atrapen a los presos. La noche termina mal para los jóvenes, ya que es justamente en la casa del alguacil donde los fugitivos entran para esconderse. Liam intenta detenerlos y, sin que sepamos más de él, el lector se quedará solo con June, quien deberá defenderse con lo único que tiene a la mano: una hacha vikinga que se encontraba en la casa (el alguacil era aficionado y coleccionista de objetos vikingos).

Por su parte, el arte de Leomacs logra transmitir las emociones por la que pasa June en su aventura, desde el espanto de imaginar a unos fugitivos rondando por la zona hasta el terror en el que se ve inmersa al ir adentrándose en las conspiraciones y paranoias de quienes se encuentran en su camino. Si bien no es ningún spoiler mencionar que el hacha que encuentra June tiene una maldición y las cabezas que corta con ella seguirán estando conscientes, resulta increíble la manera en que el artista logra tomar distintos planos que resultan precisos y expresivos al momento de mostrar la manera en que las cabezas de los decapitados caen en la cuenta de que han sido separadas de sus cuerpos y el horror con el que afrontan que a pesar de ello están vivos.

Es por lo anterior que Basketful of Heads representa una inversión del género slasher de las películas de terror. Aquí es June quien irá ajustando cuentas con quienes se encontraron con su novio y se irá enterando de todas los secretos a voces y la corrupción que rodean al pueblo y a quienes se encargan de vigilar y hacer cumplir la ley. De la misma manera, al contrario de lo que ocurre en las películas de dicho género, June se encuentra cada vez más desconcertada por lo que sucede y pareciera que su destreza al momento de decapitar a sus enemigos es totalmente fortuita.

La historia cuenta con giros de trama inesperados en cada número y elementos de humor negro, además de uso de violencia y sangre que no resulta gratuita (aún considerando la trama). El trabajo de Joe Hill y Leomacs encuentra una síntesis precisa que lo convierte en uno de los referentes incuestionables y merecidos dentro del género de cómic de terror. No hay que olvidar que dicho género cuenta con un largo camino en la historia del cómic, que se remonta desde los años 30 hasta su edad de oro en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, marcadas por la decadencia de los cómics de superhéroes.

Si bien en la actualidad hablar de cómics con temática de terror nos posiciona inmediatamente ante las obras de The Sandman (al menos en su inicio) y The Walking Dead, la propuesta de Hill House Comics y de Basketful of Heads, junto con las obras mencionadas, nos permiten experimentar los géneros de terror y horror en una continua producción y renovación en lo que se refiere al género del cómic. Al considerar a las tres obras mencionadas podemos observar la manera en que dicha creaciones son realizables con una gran calidad narrativa, considerando el éxito y prestigio de las obras de Gaiman y Kirkman y la propuesta de la serie y temáticas de la ya mencionada Hill House Comics.

Más allá de la ficción, lo que no presenta la temática de la decapitación vista en el cómic mencionado consiste en la pregunta desde hasta qué punto es posible que una cabeza decapitada continúe siendo consciente. Algunas investigaciones médicas realizadas durante la “era del terror” en Francia sugieren que entre seis y treinta segundos existen respuestas aparentemente voluntarias en los gestos faciales de los decapitados en la guillotina. Es verdad que dichas observaciones difieren entre los médicos que realizaban los experimentos y aún entre los mismos testigos no especializados.

Además de ello, no es difícil imaginar a los pobladores de las zonas atacadas por los vikingos desde el siglo VIII. Se sabe que éstos utilizaban en la guerra una gran variedad de hachas con nombres distintivos y que además se cree las tiraban al mar con fines religiosos. Es en momentos históricos como esos donde la combinación de dos hechos reales se mezclan con la imaginación de Hill y la representación de Leomacs, lo cual nos brinda una lectura sugerente que no decepciona frente al gran universo de los cómics contemporáneos.

****

Amaranta Castro

Estudió Estética y Filosofía del Arte. Cursó el diplomado en Creación literaria en la Escuela de Escritores SOGEM. Primer lugar en la categoría de Poesía en el 10º Festival Internacional de Escritores y Literatura, San Miguel de Allende, Guanajuato (2015). Ha publicado en diversas revistas y periódicos nacionales. Fue becaria del programa de Innovación artística (IMACP, 2018) con el libro Voces de los árboles. Recientemente algunas de sus poesías fueron seleccionadas en el libro de escritoras contemporáneas mexicanas Romper con la palabra. Estudia Lingüística y Literatura Hispánica.

IG: @_amantine_

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.