RETO LECTOR 2022

Vivi Page

 

Como muchos lectores hacen, este año me propuse mi propio reto. Doce libros, del género de terror, escritos por mujeres. Doce títulos que por alguna u otra razón no he podido leer. Aquí van con mis opiniones acerca de sus autoras.

*

The sundial / Shirley Jackson

Shirley, a pesar de ser reconocida en el género, es poco leída. Conozco amantes del terror que nunca se han interesado si quiera en The Haunting of Hill House. Jackson fue polémica debido a sus escritos: protagonistas mujeres en un entorno social común y corriente, narrando desde su voz historias decoradas de magia y cuestiones sobrenaturales; los personajes masculinos son simples, planos, sencillos, con sus discursos de autoridad y de doble moral. No he tenido la oportunidad de leer El reloj de sol, pero promete ser un libro a la altura de su autora. Una mujer tiene una revelación inquietante de su padre muerto: asegura que solo estando dentro de la mansión que le perteneció, sobrevivirá al fin del mundo.

*

Una edad difícil / Anna Starobinets

Starobinets es una periodista y escritora rusa, autora de varias novelas y relatos de ciencia ficción y terror. Entre sus trabajos se encuentran también historias para niños. Leí que la Rolling Stone la definió como “la Stephen King rusa”. Sorprendente que, aun así, no sea tan reconocida. Entro en la cifra de personas que no han leído ninguna de sus obras… Sin embargo, no pienso esperar más. El libro que elegí es un compilado de ocho cuentos independientes que pasan de lo cotidiano a lo fantástico de un momento a otro.

 

*

Su cuerpo y otras fiestas / Carmen María Machado

En otro de sus libros, La casa de los sueños, Machado relata una relación abusiva lésbica, basada en experiencias propias; es un título reciente que tuve la oportunidad de leer y recomiendo ampliamente. Su cuerpo y otras fiestas es su primera novela. Mezcla de terror, erotismo, realismo mágico, ciencia ficción y un toque cómico, con historias de partos, violaciones, fantasías, heridas y demás asuntos del cuerpo femenino.

*

Las cosas que perdimos en el fuego / Mariana Enriquez

Un libro bastante recomendado. Mariana Enriquez convierte con maestría el terror personal, social, común y diario en historias de ficción bien escritas. El libro en cuestión, publicado en el 2016, es una antología de cuentos que mezclan el terror de quien vive en Latinoamérica con historias fantásticas, misteriosas y paranormales. Y si la realidad supera a la ficción, Mariana Enriquez nos hace dudar en lo que dura el viaje entre sus páginas.

*

Pájaros en la boca / Samanta Schweblin

Otra autora que no he leído, ni siquiera su obra más famosa: Distancia de rescate. No obstante, los cumplidos hacia su obra no han sido pocos. Esta es la premisa del título de mi interés: veinte relatos, incluyendo inéditos y otros ya publicados anteriormente, escogidos a su consideración. Desde lo inusual hasta lo espeluznante, desde lo lógico hasta lo fantástico, desde lo hilarante hasta lo misterioso. Parece bastante bien.

*

El horror en el cine y en la literatura: acompañado de una crónica sobre un monstruo en el armario / Norma Lazo

Norma es una autora mexicana con una influencia cinematográfica muy marcada. En su literatura de horror siempre está presente el lenguaje del cine. Su terror es personal, psicológico, muy interno en cada persona y, por lo tanto, general en el ser humano. Este año he optado por su ensayo publicado en el 2004. Pero quizá Guillermo del Toro puede referirse a ella mejor que yo: “Su prosa, informada y desenfadada es el perfecto primer acercamiento a una forma de arte, siempre regida por la pasión y la devoción de sus seguidores”.

 

*

Historia de la leche / Mónica Ojeda

Este es un poemario de la escritora Mónica Ojeda. Los creadores de terror latinoamericanos suelen transmitir el miedo de una manera peculiar: el terror lo han vivido diariamente, lo leen en sus libros de historia y lo desayunan en el noticiero matutino, lo escuchan en sus videos de Facebook y en la boca de la vecina y sus problemas conyugales. Mónica Ojeda puede narrar sobre esto de manera estéticamente bella. Como ella misma afirma: “Hay mucha belleza en el horror y mucho horror en la belleza”.

*

Diecinueve garras y un pájaro oscuro / Agustina Bazterrica

“Le conté a mi amiga Isabel. Le dije: Isa, hace poco me creció un conejo entre las piernas. ¿Vos también tenés uno?” Este es un compilado de diecinueve cuentos de la autora Agustina Bazterrica, y apuesto a que, igual que yo, con la cita anterior tienes muchas ganas de leerla.

*

The Castles of Athlin and Dunbayne / Ann Radcliffe

Radcliffe es una de las fundadoras del gótico y gran influencia para escritores tanto del género como fuera de él. Esta fue su primera novela, no así la más famosa. Historias de castillos lúgubres, espectros clásicos, bellos paisajes. Una pluma sencilla pero inigualable.

*

Gótico / Silvia Moreno-García

Una joven recibe cartas de su prima, quien asegura que su esposo está intentando asesinarla. Así, llega a hospedarse a la mansión victoriana, propiedad de la familia del supuesto victimario. Una casa misteriosa, una familia extraña, una prima desequilibrada y una protagonista audaz es lo que encontramos en este libro de la novelista mexicana Silvia.

*

Weird Stories / Charlotte Ridell

Riddell cuenta con una gran bibliografía. En sus libros podemos encontrar elementos clásicos del terror: casas embrujadas, fantasmas, misterios, ambientes lúgubres. En 1882 se publicó este recopilatorio con algunos de sus relatos.

*

The Doll-Master and Other Tales of Horror / Joyce Carol Oates

Supongo que hasta este punto he enfatizado mi preferencia por los cuentos. Sí, esta es otra recopilación de relatos de la autora Joyce Carol Oates. Las reseñas prometen incomodidad y misterio. Excelente narradora. Muchos son los que le desean el premio Nobel, no es para menos.

**

Este fue mi reto del 2022. Seguramente saldrán temas de estos doce libros para mi columna. Me encantaría conocer sus propósitos y retos de lectura de este año, así que no duden en compartirlos.

****

Vivi Page

Nací en la ciudad de Puebla, el 2 de diciembre de 1997. A muy temprana edad me enamoré de las palabras y desde entonces hasta ahora he intentado conquistarlas.

Estudié un año lingüística y literatura. Sin embargo, por azares del destino, dejé la carrera, pero no las letras. Mis relatos van desde lo erótico hasta lo escabroso, publicados en algunas revistas digitales.

Y este es solo el comienzo.

FB

¡LLÉVATELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar a la autora y a la revista.