NUESTRO REGALO FANTÁSTICO

el cine de horror en Centro y Sudamérica

I

 

Lord Crawen

Segunda parte

 

Siempre llegamos al mismo punto: sin importar que las grandes academias no le brinden el espacio que corresponde y los cánones literarios le nieguen un espacio, el terror es el género más complejo de desarrollar en cualquier ámbito. La creación del posible ente y la atmósfera, junto al entorno donde dicha criatura va a desenvolverse con los personajes, tienen vuelto loco a todo el set de grabación y, más que nada, a los guionistas.

Los años 80 en Estados Unidos (aunque la academia diga lo contrario) fue muy importante para el cine de horror, por lo que agradecemos el trabajo de todos aquellos involucrados que hoy son leyendas.

Actualmente dichos elementos han comenzado a poblar el cine en distintas partes del mundo, convirtiéndolo (adicional a la animación) en uno que llena las salas con sus estrenos y/o que llega a los servicios de streaming.

Buscamos el horror porque nos atrae todo aquello que desconocemos, nos impactan sus escenas, saltamos de terror y deseamos con ansia salir corriendo a las 3 de la madrugada por un vaso de agua. Sin el horror no tendríamos la valentía de explorar el mundo y el universo; viviríamos, posiblemente, en una burbuja sin contextos, felices de observar nuestro pequeño entorno. La vida en sí, sería aburrida.

Al tener directores más preparados, mejores elementos de animación y, sobre todo, la posibilidad de crear historias, Centro y Sudamérica no se han quedado atrás con estas nuevas creaciones (omito utilizar la palabra “latinoamericano”, un mote utilizado por los vecinos norteños para apaciguar la furia de nuestros congéneres).

El cine de horror en nuestras tierras ha crecido. En nuestro país está por demás mencionar (y agradecer) a Guillermo del Toro por la calidad de su trabajo, pero nos adentraremos un poco más en países que han comenzado a explorar los elementos del cine de horror. Podrán no ser películas que nos den mucho miedo o con una producción de alto nivel, pero está comprobado que inclusive con el más bajo presupuesto han salido joyas increíbles que se volvieron de culto (si no, pregúntenle a Ed Wood o al mismísimo Santo).

A continuación (después de tomarme un buen tiempo para buscarlas y disfrutarlas con palomitas) enumero algunas películas del 2010 a la fecha, como un agradecimiento al cine de horror en nuestra tierra.

**

La casa del fin de los tiempos (Alejandro Hidalgo, 2013)

VENEZUELA

Sorprende que un país con tantos problemas económicos tenga una película de altas expectativas. No está por demás mencionarles que es una historia con un desenvolvimiento increíble. La muy breve sinopsis comienza con el regreso de una mujer a su hogar, tras 30 años de cárcel por el asesinato de su esposo y la desaparición de su hijo. Una vez dentro, junto al cura en cuestión, intentará resolver el misterio en el sótano de la casa. El tiempo es un factor importante en esta película, cuando los guiones de Hollywood apenas comenzaban a jugar con el “multiverso”.

Juan de los muertos (Alejandro Brugues, 2013)

CUBA

“Juan de los mueltos, matamo a su seles quelidos”. Con este sazón, adicional a una magnífica sátira del explotado cine de zombis al inicio de los 2010 (producto del cansado The Walking Dead y los remakes fantocheros de George A. Romero), Cuba se atrevió a realizar esta película. Basta decir que es más cómica que horrorosa, pero el personaje principal (Juan, lanchero de profesión) se ve inundado de cadáveres vivientes que pueblan a la isla sin razón aparente. Una vez que ha encontrado la forma de aniquilar a estos seres, comienza su propio negocio como mata-zombis.

El páramo (Jaime Osorio Márquez, 2011)

COLOMBIA

Colombia es un país que ha sufrido bastante el tema de las guerrillas internas, y aprovecha un poco ese terror real para mostrarnos una historia de horror que podría haber sido escrita por cualquier americano con ansia de guerra (ya ven que casi no les gusta). Un grupo de soldados está en la búsqueda de los puestos de guerrilla. Perdidos en el bosque, tratan de volver a su puesto, pero no hay más que seguir avanzando. Al llegar a una colina, encuentran a una mujer atada en un mástil y, al ser liberada, un ente más poderoso que las guerrillas a las que fueron a eliminar los acechará. Las armas aquí no tienen efecto alguno.

Virus 32 (Gustavo Hernández Ibáñez, 2022)

URUGUAY

Uno de los primeros trabajos de la escena de terror de Uruguay que trascendió sus fronteras es una película de zombis. Pero no se asuste, porque no es una más del montón de cadáveres apilados de VHS y DVD con remakes baratos. Esta película, a pesar de su título, no explota dicho factor. Una mujer trabaja en un deportivo como guardia de seguridad, pero en esta ocasión irá acompañada de su hja, ya que no tiene con quien dejarla. Afuera, el silencio en las calles se hace presente, pero conforme los pequeños ruidos inundan las calles aledañas los infectados corren a este sitio. La premisa es que estos infectados se detienen durante 32 segundos, quedando completamente inmóviles, permitiéndoles a ambas mujeres escapar del deportivo.

Las buenas maneras (Juliana Rojas & Marco Dutra, 2017)

BRASIL

Brasil es un país con bastantes recursos, pero apenas ha comenzado su carrera con el cine de terror. Y esta película muestra no sólo el contexto del cine de terror (sin colores, fronteras y sin forzar la inclusión), además es una película con altos tintes fantásticos. Una adinerada mujer durante su embarazo decide contratar a una mujer de las favelas (no voy a mencionar su color de piel, es para mí de mal gusto; así que imaginen o vean la película, porque el contexto no es suficiente con lo escrito), con quien en el futuro cercano y bajo cuidados empieza a tener una amistad común. El bebé también parece responder a estos elementos, más allá de lo que la misma madre podría sentir. La magia se desenvuelve sola en toda la película.

**

A continuación daré créditos a los países que constantemente han demostrado un excelente contenido de cine fantástico en distintas plataformas o a través de la red.

CHILE

Rebosando de terror, el pueblo chileno debe sentirse orgulloso de los tres títulos que mencionaré.

Wekufe: el origen del mal (Javier Attridge, 2016)

Largometraje de “cámara en mano” (muy utilizado después de la pionera Blair Witch Project a inicios de los 2000), donde una pareja se encuentra de vacaciones en el país, pero el hotel donde van a hospedarse se encuentra alejado de todo y con un misterio (entre cultos y entes malignos) que nos los dejará salir.

Brujería (Christopher Murray, 2023)

Combinando personajes alemanes, chilenos, húngaros y demás y con una producción de alto nivel, Brujería nos cuenta la historia de los primeros pobladores chilenos. Los invasores extranjeros descubren que sus cultivos y ganado están siendo embrujados por esos pobladores. Una niña, afectada por esta situación y la pérdida de su padre, busca ayuda por todos los medios normales posibles. Al final la fantasía se abre camino para consumar el alivio físico y mental de la implicada.

El conde (Pablo Larraín, 2023)

Nosferatu de Murnau es un claro ejemplo del cine de bajo presupuesto que a la fecha persigue a la entidad más famosa del horror: el vampiro. Pero la figura del vampiro muchas veces no sólo busca saciar su sed con sangre humana, sino también con poder. Y en este filme es Augusto Pinochet el vampiro en cuestión. Ya la figura política del “dictador” pesa en la historia del país, ahora imaginen una película realizada en blanco y negro con un ser que busca, de una vez por todas, morir.

***

Concluirá…

****

Jezreel Fuentes Franco (Lord Crawen) nació el 29 de junio de 1986 en la Ciudad de México. Estudió Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica en el Instituto Politécnico Nacional. Su pasión por la literatura y la música lo lleva a formar parte del taller de creación literaria impartido por el profesor Julián Castruita Morán y Alejandro Arzate Galván. Participante de Concursos Interpolitécnicos de Lectura en Voz Alta, Declamación, Cuento y Poesía. En 2014 es finalista del Concurso Interpolitécnico de Declamación. Participó en 4 obras de teatro de improvisación, las cuales fueron presentadas en los auditorios de la Escuela Superior de Ingeniería Textil y en el Cecyt 15. Ha realizado ponencias en eventos de «Literatura del horror” en el auditorio del centro cultural Jaime Torres Bodet. Actualmente publica en El nahual errante y Sombra del aire, ambas revistas de corte virtual.

¡COMPÁRTELO!

Sólo no lucres con él y no olvides citar al autor y a la revista.